Medical Topics

Transfusión de sangre y componentes de la sangre
Directorio > Transfusión de sangre y componentes de la sangre
Una transfusión de sangre es la inyección (administración por vía intravenosa lenta y continua) de sangre (sangre entera) o componentes de la sangre (eritrocitos, eritrocitos aglomerados, leucocitos, gammaglobulina, plasma, albúmina, plaquetas, crioprecipitado, factores de la coagulación), compatibles, directamente en el torrente sanguíneo.
Los diversos componentes de la sangre sirven para diversos propósitos. Los eritrocitos son necesarios para transportar oxígeno hacia los tejidos. Los eritrocitos aglomerados son sangre entera en la cual se ha eliminado el volumen de líquido excesivo (plasma). Los leucocitos y la gammaglobulina se necesitan para combatir infección. El plasma es el líquido en el cual están suspendidos todos los componentes de la sangre. La albúmina es una proteína que ayuda a mantener el volumen sanguíneo. Las plaquetas, el crioprecipitado y otros factores de la coagulación se necesitan para la coagulación de la sangre.
La sangre administrada en una transfusión puede ser la sangre propia del individuo (una transfusión autóloga), o de un donante. Una exanguinotransfusión es un tipo de transfusión en la cual el volumen sanguíneo entero del individuo se reemplaza lentamente y con sumo cuidado (intercambia) con sangre donada. Antes de que pueda administrarse una transfusión, la sangre queda sujeta a hasta 15 pruebas para asegurar la compatibilidad en entre el donante y el receptor (McCullough 1871). La prueba de mayor importancia es la prueba de compatibilidad cruzada para asegurar la compatibilidad de los tipos de sangre. Los más importantes de estas pruebas de compatibilidad cruzadas comprenden proteínas del grupo sanguíneo ABO (tipos de sangre A, B, AB, O) y los tipos de sangre Rhesus (Rh) (RH negativo o positivo). Si se transfunde un tipo de sangre incompatible, puede dar por resultado destrucción de las células sanguíneas. Por lo general, sólo puede administrarse sangre del mismo tipo sanguíneo. Las pruebas de compatibilidad cruzadas comprenden obtener una muestra de la sangre del receptor, identificar el grupo sanguíneo, y someterla a pruebas de compatibilidad con la sangre de un donante idóneo. Las pruebas de compatibilidad cruzadas pueden durar hasta una hora. En una situación urgente en la cual no hay tiempo para pruebas de compatibilidad cruzadas, puede administrarse sangre O Rh negativa ("sangre donada universal"), solución de proteína plasmática, o un sustituto de plasma artificial mientras queda disponible sangre probada. La sangre por lo general se transfunde en una vena en un brazo. Cada unidad (aproximadamente 470 ml [1 pinta]) de sangre se administra durante un periodo de uno a cuatro horas. En una urgencia, la sangre se puede suministrar en el transcurso de cuatro minutos. La cantidad de sangre administrada depende del padecimiento para el cual se requiere. Por lo general, cuando se necesita una transfusión, se administra más de una unidad.
Pueden administrarse productos de la sangre durante la hospitalización, de manera ambulatoria, o en el hogar por una enfermera de salud domiciliaria.
Las transfusiones de sangre se efectúan para reemplazar sangre perdida debido a sangrado grave (hemorragia) después de un accidente o durante una operación. También se administran transfusiones para tratar anemia crónica que no ha mostrado respuesta al medicamento, otros trastornos de la sangre (hemofilia, leucemia), o sangrado interno (sangrado gastrointestinal).
En una exanguinotransfusión, casi toda la sangre del receptor se reemplaza por sangre donada. Los bebés nacidos con una enfermedad hemolítica (incompatibilidad Rh) que causa concentraciones anormalmente altas de bilirrubina en la sangre, pueden sufrir daño cerebral si su sangre no se reemplaza por sangre donada. En la anemia de células falciformes, los eritrocitos dañados se extraen y se reemplazan por células donadas sanas. La transfusión de plaquetas, crioprecipitado y otros factores de la coagulación se administra para restituir la capacidad coagulante normal del cuerpo (como en la hemofilia). También pueden administrarse transfusiones de plaquetas a individuos que presentan ciertas formas de leucemia cuando hay un decremento anormal de las plaquetas (trombocitopenia). Pueden administrarse leucocitos (rara vez) para regresar a lo normal una concentración anormalmente baja de leucocitos. Puede administrarse plasma fresco congelado para ayudar a restituir la capacidad de coagulación normal. La gammaglobulina (globulina inmunitaria) puede administrarse para ayudar a prevenir la aparición de ciertas infecciones (p. ej., hepatitis B). Dependiendo del propósito y de la formulación, la gammaglobulina puede administrarse como una inyección en un músculo (por vía intramuscular, IM) o en una vena (por vía intravenosa, IV).
Quizá se necesite consentimiento por escrito para una transfusión. Antes de que pueda administrarse la transfusión, debe establecerse el acceso a una vena. Se inserta un tubo de plástico hueco de pequeño calibre (catéter) a través de la piel directamente hacia una vena (un catéter intravenoso, catéter IV). El catéter intravenoso después se conecta a un sistema de administración por vía intravenosa lenta y continua, que consta de tubos y una bolsa de plástico que contiene una solución de líquido que se administrará mediante goteo en la vena. La solución que se cuelga al principio por lo general es una solución simple (salina) similar al líquido que corre por las venas. Una muestra de la sangre del individuo se debe tipificar con sumo cuidado, y someter a pruebas de compatibilidad cruzadas (que por lo general se efectúan en el banco de sangre, una parte del laboratorio que se especializa en la identificación de componentes de la sangre y la preparación de los mismos) para asegurar compatibilidad. Cuando la sangre por transfundir esta lista, dos enfermeras verifican con sumo cuidado la sangre por administrar a fin de asegurar de asegurarse de que es el tipo y producto correctos. Se fijan un filtro y tubería especiales a la bolsa de sangre (necesaria para la administración de muchos de los productos de la sangre), y la tubería después se inserta en una portilla en la tubería para administración por vía intravenosa. Después puede procederse a la administración. Al principio se permite que gotee con lentitud, y se vigilan los signos vitales por si hubiera signos de una reacción a la administración. Después de varios minutos, en ausencia de una reacción, se puede aumentar el índice de administración. Cuando se completa el procedimiento, la tubería y la bolsa de sangre se retiran del catéter intravenoso, y se desechan.
El resultado predicho para la transfusión de sangre entera o eritrocitos aglomerados es el regreso a concentraciones normales. El resultado predicho de la administración de leucocitos y gammaglobulina es la respuesta adecuada a la infección, o prevención de esta última. El resultado predicho de la administración de plaquetas, crioprecipitado y otros factores de la coagulación es capacidad de coagulación adecuada.
Pueden ocurrir muchas complicaciones con transfusiones de sangre. Una complicación que puede ocurrir es una reacción a un tipo de sangre incompatible (reacción a transfusión, incompatibilidad ABO, reacción hemolítica). Los síntomas son dolor de pecho, problemas para respirar, fiebre y escalofríos, y presión arterial baja. Puede ocurrir choque que pone en peligro la vida si la transfusión no se suspende y no se administra tratamiento urgente. Otra complicación que puede ocurrir con la transfusión es una reacción alérgica a la sangre donada. Esto puede ocurrir debido a una reacción alérgica ha medicamentos en la sangre donada, o a la presencia de partículas que causan reacción alérgica (antígenos). Este tipo de reacción puede dar por resultado anafilaxia, con síntomas como escalofríos, hinchazón de la cara y la laringe, picazón y urticaria, respiración silbante, náusea y vómito. La anafilaxia puede dar por resultado la muerte a menos que se inicie tratamiento urgente. Otra complicación que puede ocurrir es la administración de sangre que contiene bacterias (por lo general bacterias como Pseudomonas o Staphylococcus). Este tipo de reacción puede causar fiebre y escalofríos, vómito, cólicos abdominales y diarrea, y presión arterial baja. La infección por virus, como el virus de la hepatitis y el VIH, es otra complicación que puede ocurrir, aunque en países industrializados siempre se efectúan pruebas exhaustivas en la sangre para buscar estos virus antes de administrarla como una transfusión. El riesgo de infección viral por transfusión es mucho mayor en países del tercer mundo en los cuales no se efectúan estas pruebas antes de transfusión.
Los individuos con alteración de la función cardiaca (p. ej., insuficiencia cardiaca) tal vez no puedan tolerar el volumen de líquido necesario para transfusiones, y quizá presenten síntomas de sobrecarga de volumen de líquido o insuficiencia cardiaca. Quienes están recibiendo transfusión rápida de volúmenes grandes de sangre pueden tener riesgo de una disminución grave de la temperatura (hipotermia) debido a temperatura baja de la sangre.
El tipo de trabajo efectuado por el individuo, y la razón para la transfusión dictarán cualquier restricción o adaptación. Si ocurrió una reacción importante, la hospitalización y el tratamiento pueden requerir tiempo adicional fuera del trabajo. En ausencia de complicaciones, no deben requerirse restricciones ni adaptaciones laborales específicamente relacionadas con el proceso de transfusión.
Los individuos con enfermedad crónica que necesitan transfusión recurrente, puedan regresar a empleos sedentarios al día siguiente. Quienes necesitan transfusiones por vez primera por lesión o enfermedad aguda tienen pocas probabilidades de regresar al trabajo durante al menos una semana.
Factores que influyen sobre la duración de la incapacidad
Las transfusiones de sangre no son minusvalidantes a menos que ocurra una reacción a transfusión. Una reacción adversa a la transfusión de sangre puede ocurrir hasta 10 días después de esta última. La enfermedad o lesión que exigió la transfusión será lo que determina la duración de la incapacidad.
Términos relacionados
  • Terapia con componentes de la sangre
  • Transfusión autóloga
Especialistas
  • Anestesiólogo
  • Cirujano general
  • Hematólogo
  • Inmunólogo
  • Médico de medicina interna
  • Médico de urgencias
  • Oncólogo
  • Patólogo
Padecimientos comórbidos
  • Insuficiencia cardiaca congestiva