Medical Topics

Salpingo-ooforectomía
Directorio > Salpingo-ooforectomía
La salpingo-ooforectomía es un procedimiento quirúrgico que comprende la extirpación de una de las trompas de Falopio, o de ambas (salpingectomía) y uno de los ovarios o ambos (ooforectomía). En un procedimiento de salpingo-ooforectomía unilateral, sólo se extirpan una trompa de Falopio y un ovario. En el procedimiento bilateral, se extirpan ambas trompas de Falopio y ambos ovarios. En mujeres de menos de 40 años de edad, siempre que es posible se intenta preservar la función ovárica al extirpar sólo un ovario o una parte de un ovario.
Una salpingo-ooforectomía puede efectuarse para extirpar sacos llenos de líquido (quistes), tumores benignos (fibromas o teratomas), o abscesos. También se efectúa para tratar inflamación crónica de las trompas de Falopio (salpingitis crónica o salpingitis tuberculosa), enfermedad inflamatoria pélvica, células endometriales en la cavidad pélvica (endometriosis), y cáncer mamario y ovárico. El procedimiento se usa para eliminar el resultado de un embarazo que se desarrolla en la trampa del Falopio en lugar de en el útero (embarazo ectópico).
La salpingo-ooforectomía también puede efectuarse con una histerectomía como parte del tratamiento para cáncer uterino, o para tratamiento de un tumor canceroso derivado de tejido placentario (coriocarcinoma). La salpingo-ooforectomía se usa en pacientes con cáncer mamario cuando el médico considera que la reducción de la cantidad de hormonas producidas por los ovarios (estrógenos) puede lentificar el crecimiento del cáncer. Además de tratar cáncer ovárico existente, el procedimiento a veces se usa para extirpar ovarios sanos como una medida preventiva (profilácticas) para disminuir el riesgo de cáncer ovárico en mujeres de alto riesgo.
El procedimiento de salpingo-ooforectomía se efectúa con anestesia local o general en un hospital o en una clínica ambulatoria. La laparoscopia es el método de uso más frecuente, y empieza con una pequeña incisión en el abdomen en el ombligo o cerca del mismo. El cirujano inserta un instrumento delgado parecido a telescopio (laparoscopio) a través de la incisión. Se hace una segunda incisión pequeña justo por arriba del nacimiento del vello púbico, y se inserta una sonda para localizar los ovarios y las trompas de Falopio, y extirparlos.
Otro método que se usa con frecuencia se llama la minilaparotomía. Requiere una incisión de alrededor de dos pulgadas de largo en la parte baja del abdomen y no se emplea un instrumento para visualización. La incisión proporciona acceso para la extirpación de los ovarios y las trompas de Falopio.
Un tercer método que conlleva más penetración corporal y que se usa con menor frecuencia, se llama laparotomía, y exigen una incisión extensa, de 5 a 13 cm (2 a 5 pulgadas) En la parte baja del abdomen.
Otros dos procedimientos llamados inspección visual con aumento (culdoscopia) e incisión quirúrgica en la vagina (colpotomía), respectivamente, facilitan llegar a los ovarios y las trompas de Falopio a través de la vagina en lugar de a través del abdomen. Ni uno ni otro de estos procedimientos se usa con frecuencia.
Las decisiones respecto a cuál es el método más apropiado para usar dependen de la edad de la mujer, el peso, intervenciones quirúrgicas previas en la parte baja del abdomen, enfermedades del corazón y los pulmones, y otras consideraciones.
El resultado predicho después de salpingo-ooforectomía depende de la razón para efectuar el procedimiento (extirpación de quistes, tumores benignos, o abscesos, o tratamiento de cáncer ovárico, endometriosis o enfermedad inflamatoria pélvica), el método usado (laparoscopia, minilaparotomía, o laparotomía), y si el procedimiento fue unilateral o bilateral.
Si el procedimiento se realiza para extirpar quistes, tumores benignos y abscesos localizados en los ovarios o las trompas de Falopio o sobre los mismos, la extirpación de los ovarios y las trompas de Falopio (casi siempre) produce un resultado exitoso. Si el propósito del procedimiento es tratar endometriosis, una enfermedad en la cual el revestimiento interno del útero (endometrio) crece en las trompas de Falopio y los ovarios, o sobre los mismos, así como en el útero, la extirpación de las trompas y los ovarios lleva a un resultado exitoso. Sin embargo, si ha ocurrido crecimiento endometrial en otros sitios del cuerpo, como los intestinos, la vejiga y el recto, el tratamiento con salpingo-ooforectomía no será por completo exitoso.
Si la razón para el procedimiento es cáncer ovárico, el éxito del procedimiento depende de la etapa del cáncer. Si el cáncer se ha diseminado hacia fuera de los ovarios y las trompas de Falopio, una salpingo-ooforectomía sólo proporciona tratamiento parcial. Retrasa la diseminación del cáncer y alivia síntomas, pero no es una curación. De modo similar, si el procedimiento se está efectuando para tratar enfermedad inflamatoria pélvica, y la inflamación se ha diseminado hacia sitios que no son las trompas de Falopio y los ovarios, el tratamiento no será por completo exitoso.
En general, la mayoría de las mujeres se recupera por completo, sin experimentar problemas por la anestesia o la operación, con cualquiera de los 3 métodos. Las mujeres tratadas con el método laparoscópico se recupera con mayor rapidez, con menos problemas. El hecho de si el procedimiento es unilateral o bilateral por lo general no afecta el resultado, porque el efecto del procedimiento y la cicatrización luego de la intervención quirúrgica ocurren casi al mismo ritmo para extirpación de uno o ambos trompas de Falopio. Sin embargo, pueden surgir complicaciones hormonales en mujeres premenopáusicas, sea que se extirpe uno ovario o ambos.
Al igual que con cualquier procedimiento efectuado con anestesia general, la reacción a la anestesia y los problemas respiratorios son complicaciones posibles. Algunas mujeres experimentan complicaciones con la intervención quirúrgica en sí, como sangrado, infección o bandas de tejido cicatrizal (adherencias). En raras ocasiones, puede haber lesión de los intestinos o de vasos durante la operación, y exige reparación quirúrgica adicional.
Ocurren complicaciones a plazo más largo cuando los ovarios se extirpan antes de la menopausia. Cuando se usa salpingo-ooforectomía unilateral para mujeres premenopáusicas, la producción normal de hormona continúa en el ovario restante. Sin embargo, cuando se usa salpingo-ooforectomía bilateral para mujeres premenopáusicas, la producción normal de hormona se suspende. Una cuarta parte de las salpingo-ooforectomías bilaterales e histerectomías se efectúa en mujeres premenopáusicas (Stenchever 805). Estas operaciones causan menopausia aguda, un padecimiento que a menudo exige terapia. Dado que las concentraciones de estrógeno en mujeres premenopáusicas son más altas que las que se observan en mujeres posmenopáusicas, las mujeres premenopáusicas requieren una dosis mucho más alta de estrógeno o de reemplazo de hormona que las mujeres que ingresan a la menopausia de manera natural.
Otra complicación de la extirpación de ambas trompas de Falopio y de ambos o varios ocurre en mujeres premenopáusicas que desean quedar embarazadas. Después del procedimiento, la mujer será estéril.
Tal vez se necesite incapacidad extendida, dependiendo de si el método fue una laparoscopia, minilaparotomía, o laparotomía. La duración de la incapacidad depende de la edad de la mujer, las complicaciones quirúrgicas, y los diagnósticos y pronósticos resultantes.
La mayoría de las mujeres tratadas con laparoscopia puede regresar a trabajar o reanudar actividades previas con restricciones menores, como abstenerse de hacer ejercicio extenuante y de levantar objetos pesados durante hasta 2 semanas. Las mujeres tratadas con procedimientos que conllevan más penetración corporal (minilaparotomía y laparotomía) por lo general requieren una incapacidad más prolongada del trabajo, y restricciones más estrictas.
Quizá también tengan que autorizarse periodos de reposo en el trabajo, horarios laborales más breves, y menos días laborables por semana.
Factores que influyen sobre la duración de la incapacidad
La duración de la incapacidad puede estar influida por el tipo de procedimiento (laparoscopia, minilaparotomía, o laparotomía), la razón para efectuar el procedimiento, y complicaciones relacionadas con la intervención quirúrgica y la anestesia. La mayoría de las mujeres en quienes se han efectuado procedimientos laparoscópicos está lista para regresar a trabajar en el transcurso de algunos días.
Términos relacionados
  • Escisión de la trompa de Falopio y el ovario
Especialistas
  • Ginecólogo
  • Obstetra/ginecólogo
Padecimientos comórbidos
  • Alergias a la anestesia
  • Enfermedades cardiacas y pulmonares
  • Obesidad