Medical Topics

Síndrome del maguito rotador
Directorio > Síndrome del maguito rotador
El síndrome del manguito rotador es un trastorno del hombro que se diagnostica con mayor frecuencia en personas cuyo empleo comprende elevar constantemente la parte alta de los brazos más de 30 grados sobre la horizontal. Este síndrome se define como un síndrome de dolor crónico que se origina a partir del manguito rotador en el hombro. La irritación de los músculos y tendones puede producirse por presión contra el hueso (acromion) en la parte el superior del omóplato (escápula). Cuando el brazo se eleva repetidas veces, el movimiento estrecha el espacio que hay entre el omóplato y la clavícula (intervalo de compresión), y el ligamento frota contra la articulación del hombro (síndrome de compresión o síndrome de arco doloroso).
El síndrome de compresión (también llamado de pellizco o de pinzamiento) del manguito rotador se divide en tres etapas de gravedad. La etapa I, en la cual ocurre edema, o hemorragia, o ambos, suele relacionarse con una lesión por uso excesivo, y es reversible o puede progresar hacia la etapa II. La etapa II es más avanzada. Los cambios anatomopatológicos evidentes muestran fibrosis, así como cambios irreversibles del tendón. La etapa III suele de comprender una rotura o desgarro de tendón, y es con mucho un proceso de desgaste, y la culminación de la fibrosis y tendinitis presente durante muchos años.
Riesgo
los trabajadores que tienen riesgo de síndrome de presentar síndrome del manguito rotador son aquellos a quienes se exige que muevan constantemente objetos pesados por arriba de la cabeza, como soldadores, trabajadores de láminas, y trabajadores de mataderos. Este síndrome también se ha informado en operadores de máquinas de coser. Asimismo, se encuentra en atletas que practican deportes como natación, tenis, levantamiento de pesas, y béisbol, en los cuales el brazo está constantemente elevado sobre la cabeza.
El síndrome del manguito rotador en etapa I se encuentra en su mayor parte en individuos de menos de veinticinco años de edad. La etapa II es más avanzada y ocurre con mayor frecuencia entre los 25 y los 40 años de edad. La etapa III romanos ocurre en su mayor parte en individuos de más de 50 años. Los varones presentan síndrome de manguito rotador con frecuencia dos veces mayor que las mujeres, posiblemente debido, a actividades laborales según se mencionó. El síndrome es independiente de la raza, el grupo étnico, o la localización geográfica.
Incidencia y prevalencia
el dolor de hombro es el tercer trastorno musculosquelético más frecuente; se estima que hay trastornos de hombro en 10 por 1 000 habitantes, con una incidencia máxima de 26 por 1 000 habitantes de 42 a 46 años de edad (Roy). El síndrome de compresión del manguito rotador comprende alrededor de 40% del tiempo y los costos de incapacidad causados por trastornos de hombro relacionados con el trabajo.
Interrogatorio
un interrogatorio médico completo, incluso la ocupación y las actividades recreativas, y el inicio y la cronología del dolor, ayuda a diagnosticar síndrome del manguito rotador. El individuo suele informar dolor leve pero persistente en el hombro o en la parte externa alta del brazo. El dolor empeora cuando se eleva el brazo por arriba de la cabeza, y por la noche. Otros síntomas pueden incluir debilidad y pérdida del movimiento. El inicio de síntomas suele ser gradual.
Examen físico
se gira el brazo en diferentes direcciones para determinar la fuente del dolor. El dolor es más intenso en algunas rotaciones o cuando se aplica presión, y puede desaparecer en otras rotaciones. Es posible que haya un ruido de crujido (crepitación) en el hombro.
Pruebas
la resonancia magnética detecta anormalidades de tejido blando en el hombro. Las radiografías excluyen trastornos óseos y calcificación de articulaciones. La ultrasonografía y la artrografía excluyen desgarros del manguito rotador. Otras pruebas diagnósticas para síndrome del manguito rotador son gammagrafía ósea y tomografía computarizada, a menudo con medios de contraste (artrografía con tomografía computarizada).
El método inicial para tratar compresión menor o tendinitis del manguito rotador es el tratamiento conservador, incluso evitación de actividades dolorosas, y uso de antiinflamatorios no esteroides. Los objetivos del tratamiento conservador son disminuir el dolor y restituir la función normal del hombro. Las actividades que causan el dolor se deben reanudar poco a poco sólo cuando el dolor ha desaparecido. A veces una inyección de cortisona en el espacio que está por arriba del tendón del manguito rotador ayuda a aliviar hinchazón e inflamación. También es útil la aplicación de hielo en el área hipersensible tres a cuatro veces al día durante 15 minutos. En ausencia de mejoría en el transcurso de seis meses, debe considerarse intervención quirúrgica.
El síndrome del manguito rotador crónico con compresión se trata satisfactoriamente con corte quirúrgico del hombro, y reparación del hueso, o tendón, o músculo, o todos o una combinación de los anteriores (acromioplastia artroscópica). La intervención quirúrgica del manguito rotador se efectúa para reparar un manguito rotador desgarrado. Si un espolón óseo engrosado (acromion) está causando compresión, se puede extirpar. Los principales objetivos de la operación son el alivio del dolor, la mejoría de la fuerza, el aumento del funcionamiento. La intervención quirúrgica por lo general va seguida por fisioterapia.
La recuperación suele depender de la etapa del síndrome. Algunos individuos cuyo síndrome del manguito rotador se produce por levantamiento repetitivo de objetos por arriba del hombro, pueden recuperarse por completo si se suspende el trabajo repetitivo y se sigue al pie de la letra el tratamiento no quirúrgico. Se espera que un individuo por lo demás saludable con compresión menor del manguito rotador recupere el uso completo del brazo luego de intervención quirúrgica del manguito rotador. El resultado a menudo depende de la disposición y de la capacidad para participar activamente en fisioterapia posoperatoria. El índice de éxito informado para manguitos rodadores desgarrados es de 80 a 95% después de intervención quirúrgica (Murray). En muchos individuos que reanudan trabajo por arriba de la cabeza o la actividad que inicialmente causo el problema, tal vez siga habiendo episodios recurrentes, pese a tratamiento agudo apropiado. Estos individuos necesitan alterar sus actividades laborales o recreativas.
El cuadro anterior representa un rango del número aceptable habitual de visitas para casos no complicados. Proporciona un marco basado en la duración del tiempo de cicatrización del tejido y la práctica clínica estándar.
La principal complicación del síndrome del manguito rotador ocurre cuando los desgarros del manguito rotador no se diagnostican y hay mucho dolor. El este dolor y otros síntomas persisten hasta que el manguito rotador se repara quirúrgicamente. Otra complicación proviene del tratamiento inadecuado. Si el hombro se inmoviliza en un cabestrillo, es posible que sobrevenga hombro congelado, también conocido como capsulitis adhesiva. Padecimientos como un desgarro o síndrome de compresión del manguito rotador, a la postre pueden llevar a capsulitis adhesiva; por lo general suscitan disminución del movimiento del hombro, y llevan a pérdida de la movilidad y formación de tejido cicatrizal.
Debe suspenderse el trabajo con elevación de los brazos por arriba de la cabeza, levantamiento y acarreamiento de objetos, repetitivos. Quizá se necesite fisioterapia durante algunos meses hasta que el dolor desaparece y se recupera el uso del hombro.
Si un individuo no se recupera en el transcurso del periodo de expectativa de duración máxima de la incapacidad, el lector quizá desee recurrir a las preguntas que siguen, que pueden ayudarlo a entender mejor los aspectos específicos del caso médico de un individuo.
Respecto al diagnóstico
  • ¿Hay síntomas de síndrome del manguito rotador, como dolor leve pero persistente en el hombro?
  • ¿El individuo tiene una ocupación que exige levantar objetos pesados por arriba de la cabeza?
  • ¿Se localizó la fuente del dolor?
  • ¿Se han efectuado pruebas adecuadas para establecer diagnóstico?
  • ¿Se han excluido padecimientos que generan síntomas similares?
Respecto al tratamiento
  • ¿Hubo respuesta al tratamiento conservador?
  • ¿Se administró una inyección de cortisona?
  • ¿Se necesitó intervención quirúrgica?
  • ¿Fue exitosa?
Respecto al pronóstico
  • ¿Se ha suspendido el trabajo con elevación de los brazos por arriba de la cabeza, y el levantamiento y acarreamiento de objetos, repetitivos?
  • ¿El individuo ha participado de manera activa en la fisioterapia?
  • ¿Hay un programa de ejercicio en el hogar?
  • ¿Hay algún padecimiento que pueda afectar la recuperación?
  • ¿Surgió alguna complicación?
Factores que influyen sobre la duración de la incapacidad
Los factores que pueden influir sobre la incapacidad son la edad y la salud general del individuo, la intensidad de los síntomas, y los hechos de si hay afección de un hombro o de ambos hombros, hay afección del brazo dominante o del no dominante, el individuo puede asignarse a un empleo donde no se necesite movilidad completa de un hombro, y el empleo se puede efectuar de manera adecuada mientras el individuo toma fármacos para aliviar el dolor.
Términos relacionados
  • Síndrome de arco doloroso
  • Síndrome de compresión del manguito rotador
Diagnóstico diferencial
  • Artritis reumatoide
  • Atrapamiento del nervio supraescapular
  • Capsulitis adhesiva
  • Enfermedad del disco cervical
  • Espondilosis cervical
  • Fibromialgia
  • Osteoartritis
  • Síndrome de la salida torácica
  • Tendón roto
Especialistas
  • Cirujano ortopédico
  • Fisiatra
  • Fisioterapeuta
  • Internista de medicina del deporte
  • Reumatólogo
  • Terapeuta ocupacional
Padecimientos comórbidos
  • Capsulitis adhesiva (hombro congelado)
  • Diabetes mellitus
  • Enfermedad cardiovascular
  • Rotura de tendones
  • Traumatismo en el hombro