Medical Topics

Prurito anal
Directorio > Prurito anal
El prurito anal es la picazón (prurito) crónica intensa de la piel que rodea al ano.
El prurito anal puede producirse por muchas cosas, incluso oxiuros (parásitos), infecciones bacterianas y virales (incluso enfermedades de transmisión sexual, como gonorrea, herpes, sífilis, etc.), dieta, infecciones por levaduras (candidosis), reacciones a antibióticos por vía oral y ciertos fármacos por vía oral (colchicina, quinidina). El prurito anal puede producirse por enfermedades sistémicas relacionadas con prurito generalizado, o por enfermedades de la piel relacionadas con prurito. Las enfermedades sistémicas son uremia, enfermedad del tiroides, anemia (incluso anemia por deficiencia de hierro), deficiencia de ciertas vitaminas (esto es, vitamina A, vitamina D), ciertos cánceres, enfermedad de Bowen, enfermedad de Paget perianal, enfermedades del hígado, linfoma, leucemia, policitemia verdadera, diabetes mellitus, y SIDA. Las enfermedades de la piel comprenden diversos padecimientos dermatológicos, como infecciones por parásitos (escabiasis), un padecimiento que causa una placa de pápulas que genera picazón intensa (liquen simple crónico), erupción por calor (miliaria), infecciones micóticas, e inflamación entre los pliegues de piel causada por calor combinado con humedad (intertrigo), varias enfermedades inflamatorias de la piel (psoriasis, liquen plano y pitiriasis rosada), dermatitis de contacto (una enfermedad en la cual las sustancias irritantes, como el jabón, los detergentes, esteroides por vía tópica, entran en contacto con la piel), dermatitis atópica (un trastorno cutáneo inflamatorio inducido por un alergeno) y otros tipos de dermatitis. Ciertos factores mecánicos pueden causar prurito anal, incluso diarrea crónica, incapacidad para retener heces en el colon (incontinencia anal), uso de papel higiénico perfumado, toallitas higiénicas para la región anal (con alcohol), desodorantes, jabones, o detergentes, estreñimiento crónico, alergias a colorantes del papel higiénico, intolerancia al suavizante de telas, y uso de ropa entallada. El uso de cremas o supositorios anales también puede llevar a prurito anal.
El traumatismo o la lesión del área anal, un músculo anal defectuoso (esfínter anal incompetente), una abertura anormal (fístula), y hemorroides, a menudo se relacionan con prurito anal. Otros factores contribuidores pueden ser mala higiene o limpieza demasiado vigorosa del área. La sensibilidad de la piel a ciertos alimentos puede ser una causa en algunos casos; los alimentos implicados con mayor frecuencia son productos lácteos, tomates, cerveza, productos cítricos, y bebidas con cafeína. Algunos casos pueden deberse a factores psicológicos. La sudoración excesiva, la obesidad, y la humedad, también pueden contribuir a la aparición de prurito anal.
Riesgo
ocurre con mayor frecuencia en varones que en mujeres, con una proporción de aproximadamente 4:1 (Corigliano 707).
Incidencia y prevalencia
el prurito anal afecta a 1 a 5% de la población general de Estados Unidos (Corigliano 707). El prurito anal es un padecimiento frecuente. En todo el mundo, se estima que en algún momento durante su vida, alrededor de 45% de los individuos estará afectado por esta enfermedad ("Anal Itch").
Interrogatorio
quizá no haya otros síntomas salvo picazón intensa en el área anal. Los individuos tal vez informen que la picazón parece ser en particular notable por la noche durante el sueño. Pueden o no observarse cambios en la piel.
Examen físico
el examen puede revelar cualquiera de los que siguen: piel de color rojo e irritada; pápulas; un engrosamiento o ablandamiento extraordinario de la piel, o excoriaciones o soluciones de continuidad en la piel por rascado. Quizá también haya hemorroides, fístulas, o datos de un esfínter anal incompetente. Quizá se observe incontinencia de heces. En mujeres, un examen ginecológico puede excluir cualquier proceso morboso subyacente, como enfermedades de transmisión sexual.
Pruebas
pueden medirse las concentraciones de glucosa y de nitrógeno en la sangre, y efectuar pruebas de función del hígado (hepáticas), análisis clínico de heces, y una biopsia de piel. Se examina el interior del recto y la parte más baja del colon al usar un tubo para visualización que se inserta a través del ano (proctocolonoscopia). Dado que hay tantas causas posibles de prurito anal, es muy importante que se diagnostique y se trate con exactitud.
Para que sea eficaz, el tratamiento debe ser el idóneo para la causa. Los parásitos o las infecciones bacterianas pueden tratarse con medicamentos. Si la causa son antibióticos o ciertos medicamentos, necesitan suspenderse, e implementar medidas apropiadas para tratar prurito anal. Es necesario manejar de manera apropiada los procesos morbosos subyacentes, como diabetes mellitus. Las lesiones, las fístulas y las hemorroides necesitan abordarse desde el punto de vista médico. Las reacciones alérgicas se pueden evitar al cambiar jabones o detergentes, o por medio de enjuague adicional de ropas después de lavarlas, a fin de eliminar residuos de jabón. Los cambios de la dieta comprenden evitar especias, café, té, cola, cerveza, chocolate, tomates, y frutas cítricas. Es necesario corregir la higiene inadecuada. Por otro lado, es necesario modificar la limpieza demasiado vigorosa al suspender el uso de preparaciones de venta sin receta, almohadillas limpiadoras, y soluciones. Deben evitarse el uso de ropa entallada y la sudoración excesiva. Debe iniciarse el tratamiento de incontinencia fecal (si la hay). Los pacientes que tienen diarrea necesitan tratamiento con antidiarreicos, y recibir agentes que contienen fibra (formadores de volumen). Puede usarse una secadora de aire en el periné para ayudar a mantener la piel seca. El agua sola puede ser una higiene adecuada para piel demasiado sensible, en particular por la noche. Un baño de asiento suele ser muy eficaz. En algunos pacientes, el uso de una crema con corticosteroide leve es eficaz y está indicado, pero sólo durante un periodo muy breve durante la fase aguda de la enfermedad (la duración total del tratamiento debe limitarse a menos de dos semanas). Los antihistamínicos por vía oral pueden aliviar la picazón, en particular por la noche. Es necesario repetir el examen en dos a tres semanas a fin de evaluar la eficacia del tratamiento.
Si puede determinarse la causa y tratarla con eficacia, el prurito anal se puede eliminar. En casos idiopáticos los síntomas se pueden disminuir o eliminar con corticosteroide en crema administrada por vía tópica, o antihistamínicos por vía oral. En general, el pronóstico es muy bueno, en tanto los padecimientos subyacentes se traten y se mantenga higiene apropiada.
La excoriación, la ulceración y la infección secundaria graves del periné son complicaciones.
No se aplican restricciones ni adaptaciones laborales generales a esta enfermedad.
Si un individuo no se recupera en el transcurso del periodo de expectativa de duración máxima de la incapacidad, el lector quizá desee recurrir a las preguntas que siguen, que pueden ayudarlo a entender mejor los aspectos específicos del caso médico de un individuo.
Respecto al diagnóstico
  • ¿El individuo se queja de picazón intensa del área anal?
  • ¿La picazón parece más intensa por la noche durante el sueño?
  • ¿En el examen el médico nota piel de color rojo e irritada, pápulas, un engrosamiento o ablandamiento poco común de la piel, y excoriaciones o soluciones de continuidad en la piel por rascado?
  • ¿El médico nota hemorroides o datos de un esfínter anal incompetente después del examen del ano y del recto con un dedo enguantado?
  • ¿El individuo está tomando antibióticos o ciertos medicamentos (p. ej., colchicina, quinidina, etc.) que pueden causar prurito anal?
  • ¿El sujeto por lo general usa ropa entallada?
  • ¿Se buscaron enfermedades de transmisión sexual?
  • ¿Se han efectuado pruebas en la sangre, análisis clínicos de heces, y una biopsia de piel?
  • ¿Se ha efectuado proctocolonoscopia?
  • ¿Se ha confirmado el diagnóstico? De no ser así, ¿qué otra cosa puede hacerse para hacer el diagnóstico?
  • ¿Se identificó la causa subyacente del padecimiento?
Respecto al tratamiento
  • ¿La causa subyacente se ha tratado de manera adecuada?
  • ¿Se han dado instrucciones al individuo para que restrinja la ingestión de ciertos alimentos?
  • ¿Se han abordado temas de higiene, sea inadecuada o demasiado vigorosa?
  • Si se encontró que los antibióticos o ciertos medicamentos son la causa, ¿se suspendieron?
  • ¿Se recomendó al individuo que use ropa holgada?
  • ¿El sujeto usa crema con corticosteroide, o antihistamínicos, o ambos? ¿Se apega al uso de estos medicamentos?
  • ¿El sujeto ha regresado para que se repita el examen?
Respecto al pronóstico
  • ¿El tratamiento ha sido eficaz? De no ser así, ¿hay una causa subyacente que no se ha identificado?
  • ¿El individuo ha hecho todos los cambios necesarios, como higiene, dieta, ropas y medicamento?
  • ¿Han aparecido complicaciones de este padecimiento?
  • De ser así, ¿cómo se tratarán y cuál es el resultado esperado con el tratamiento?
  • ¿Hay padecimientos comórbidos que afectan el tratamiento (p. ej., obesidad, hiperhidrosis, etc.)?
Factores que influyen sobre la duración de la incapacidad
Si se efectúan procedimientos para corregir factores relacionados (hemorroides, fístula anal, esfínter anal incompetente), esto puede prolongar el tiempo de recuperación. Las infecciones por microorganismos resistentes a medicamentos también prolongarían la incapacidad, al igual que los casos de prurito anal debidos a problemas psicológicos que no se diagnosticaron o no se trataron con eficacia.
Términos relacionados
  • Enfermedad parasitaria
Diagnóstico diferencial
  • Alergia
  • Ansiedad
  • Ciertos cánceres
  • Diabetes mellitus
  • Enfermedades dermatológicas (p. ej., dermatitis de contacto, soriasis)
  • Hemorroides
  • Hepatopatía crónica
  • Infecciones
  • Parásitos
  • Proctalgia fugaz
Especialistas
  • Cirujano de colorrectal
  • Dermatólogo
  • Endocrinólogo
  • Gastroenterólogo
  • Ginecólogo
  • Internista en enfermedades infecciosas
  • Médico de medicina interna
  • Médico familiar
  • Oncólogo
  • Psiquiatra
Padecimientos comórbidos
  • Alergias cutáneas
  • Hiperhidrosis
  • Inhabilidad para tolerar antihistamínicos
  • Obesidad