Medical Topics

Polipectomía cervicouterina
Directorio > Polipectomía cervicouterina
La polipectomía cervicouterina es un procedimiento para extirpar pequeños tumores (pólipos), que a menudo crecen sobre un pedículo, desde la abertura del cuello uterino o dentro del conducto cervicouterino (endocérvix). Los pólipos por lo general son no cancerosos (benignos).
Los pólipos cervicales se originan por crecimiento excesivo de tejido normal. Son relativamente frecuentes y casi ninguno causa síntomas. Los pólipos cervicouterinos a menudo son el resultado de infección, y pueden estar enlazados a inflamación crónica, una respuesta anormal a concentraciones más altas de estrógeno, o congestión local de vasos sanguíneos cervicouterinos.
Los pólipos cervicouterinos por lo general no causan síntomas. Algunas mujeres pueden experimentar algo de hemorragia o manchado leve por irritación por un tapón (tampón) o coito (sangrado poscoito). Los pólipos por lo general se extirpan debido a este sangrado, o para prevenir irritación y sangrado futuros adicionales. Si bien casi todos los pólipos son benignos, todos se deben extirpar y examinar, porque pueden aparecer cambios cancerosos (malignos); algunos cánceres cervicouterinos aparecen primero como pólipos.
La polipectomía por lo general es un procedimiento ambulatorio que se efectúa en el consultorio del médico. Regularmente es indolora, de modo que no se requiere anestesia. La mujer yace en la mesa de examen con las piernas en los estribos (posición de litotomía); después se inserta un espéculo en la vagina para mantenerla abierta a fin de visualizar el cuello uterino. Este último se limpia con un hisopo para uso vaginal, empapado en una solución antiséptica. El pólipo se toma con una pinza quirúrgica (pinza hemostática), se gira varias veces, y se tira del mismo hasta que se libera. El pólipo se envía para examen al microscopio (examen anatomopatológico) a fin de excluir cáncer. A continuación se elimina la base del pólipo al rasparla con un instrumento quirúrgico (raspado), o por medio de calor, frío o sustancias químicas para destruir el tejido (cauterización).
Si el pólipo es grande, o si está fijo mediante una base amplia más que por medio de un pedículo, quizá sea necesario cortarlo, y cerrar la herida con material de sutura (colocación de puntos de sutura). Este procedimiento puede efectuarse con anestesia local en el hospital, debido al posible riesgo de sangrado excesivo (hemorragia).
Si el cuello uterino está blando, distendido o parcialmente abierto, y el pólipo es grande o no se visualiza con claridad, se efectuarán dilatación y raspado. La abertura del cuello uterino se ampliará (dilatará) de modo que puedan examinarse el conducto cervicouterino y el útero para buscar otros pólipos. Se obtendrá biopsia de todos los pólipos extirpados a fin de buscar datos de cáncer.
Independientemente del método que se utilice, la polipectomía cervicouterina es un procedimiento sistemático que tiene excelente resultado.
Las complicaciones después de polipectomía cervicouterina son raras; sin embargo, pueden ocurrir hemorragia e infección.
Salvo por incapacidad para que se efectúe el procedimiento, por lo general no se requieren restricciones ni adaptaciones laborales.
Términos relacionados
  • Escisión de pólipos cervicouterinos
Especialistas
  • Ginecólogo
Padecimientos comórbidos
  • Cervicitis
  • Enfermedad pélvica inflamatoria
  • Trastornos de la coagulación