Medical Topics

Anemia perniciosa
Directorio > Anemia perniciosa
La anemia perniciosa es la causa más frecuente de deficiencia de vitamina B12. Se produce por la incapacidad del cuerpo para absorber vitamina B12, que es esencial para la producción de eritrocitos. Dado que en la vitamina B12 no se produce en el cuerpo en cantidades suficientes, se debe absorber a partir de alimentos como carne y huevos. En la anemia perniciosa, la incapacidad para absorber vitamina B12 se debe a la falta de una proteína que normalmente se produce en el estómago, llamada factor intrínseco. Es más frecuente en individuos con otras deficiencias glandulares autoinmunitarias, incluso hipotiroidismo y tiroiditis.
La anemia perniciosa también se observa en individuos en quienes se ha extirpado gran parte del estómago, lo que da por resultado pérdida de las células que producen factor intrínseco.
Riesgo
la anemia perniciosa ocurre más a menudo en individuos de edad más avanzada y en los de ascendencia del norte de Europa. Los individuos de origen inglés, irlandés, escocés, o escandinavo tienen el riesgo más alto. Las mujeres y los varones quedan afectados por igual en Estados Unidos, aunque los individuos de Inglaterra, Escandinavia y África muestran predominio en mujeres, con una proporción entre mujeres y varones de 1.5:1 (Conrad).
La edad promedio de inicio es a los 40 a 70 años; hay una predisposición genética a anemia perniciosa (Conrad).
Incidencia y prevalencia
la prevalencia de anemia perniciosa es de cerca de 2% de los individuos de más de 60 años de edad (Hart).
Interrogatorio
los sujetos con anemia perniciosa, al igual que aquellos con otras anemias, pueden tener síntomas inespecíficos, como fatiga, mareo, falta de aliento, y capacidad disminuida para hacer ejercicio. Los síntomas específicos de anemia perniciosa comprenden lengua lisa y dolorosa (glositis), entumecimiento y hormigueo de las manos y los pies (neuropatía), debilidad, problemas con la coordinación y el equilibrio (ataxia), alteraciones de la memoria, y depresión.
Examen físico
los datos físicos de la anemia perniciosa son los de deficiencia de vitamina B12, incluso lengua lisa, de color rojo intenso; marcha anormal, con "base amplia"; desequilibrio, y pérdida de la sensación de vibración y del sentido de posición. Los datos inespecíficos de la anemia pueden incluir piel pálida y frecuencias respiratoria y cardiaca rápidas incluso en reposo.
Pruebas
una biometría hemática completa muestra números bajos de eritrocitos grandes (anemia macrocítica), y a veces números bajos de plaquetas, y leucocitos grandes. La concentración de vitamina B12 en la sangre es baja. Casi siempre hay anticuerpos contra las células del estómago (células parietales) que producen el factor intrínseco. Una biopsia de médula ósea mostrará grandes números de eritrocitos grandes e inmaduros (hiperplasia eritroide megaloblástica). Si la deficiencia de vitamina B12 se encuentra establecida, una prueba de Schilling puede ayudar a confirmar la causa.
La anemia perniciosa se trata con inyecciones regulares de vitamina B12. El tratamiento es de por vida porque es imposible corregir el defecto de absorción en sí.
La anemia perniciosa también puede tratarse con dosis altas de vitamina B12 por vía oral, con cierto éxito.
Si se diagnostica en etapas tempranas, la mayoría de los individuos observa una mejoría rápida de los síntomas una vez que empieza el tratamiento. Sin embargo, los síntomas neurológicos pueden tardar años en disminuir, o pueden progresar y hacerse permanentes si la enfermedad permanece sin tratamiento durante un periodo prolongado.
La anemia perniciosa aumenta el riesgo de presentar pólipos y cáncer del estómago. También se relaciona con otros trastornos autoinmunitarios, como enfermedad del tiroides, insuficiencia de glándulas, y pérdida del pigmento de la piel (vitíligo). Las complicaciones inespecíficas de la anemia grave comprenden dolor retrosternal (angina de pecho) e insuficiencia cardiaca congestiva, especialmente en individuos con enfermedad del corazón.
Las mujeres de más de 65 años de edad con anemia perniciosa tienen dos veces más probabilidades de sufrir fracturas de cadera y de columna vertebral, y cerca de tres veces más probabilidades de sufrir fracturas de la muñeca (Stone 1217).
Los individuos con anemia perniciosa tal vez requieran disminución de la actividad física hasta que la enfermedad se trate de manera adecuada. Al principio, se requiere suficiente tiempo fuera del trabajo para recibir a inyecciones semanales de vitamina B12, por lo general durante unas seis semanas; después se procede a inyecciones una vez al mes.
Si ocurren complicaciones neurológicas, los individuos tal vez requieran trabajo más sedentario.
Si un individuo no se recupera en el transcurso del periodo de expectativa de duración máxima de la incapacidad, el lector quizá desee recurrir a las preguntas que siguen, que pueden ayudarlo a entender mejor los aspectos específicos del caso médico de un individuo.
Respecto al diagnóstico
  • ¿Hay un antecedente que impondría riesgo de presentar anemia perniciosa? ¿Cuáles es el trasfondo étnico del individuo? ¿Se ha extirpado gran parte del estómago?
  • ¿Se efectuaron pruebas diagnósticas apropiadas (biometría hemática completa, concentración sérica de vitamina B12, biopsia de médula ósea o prueba de Schilling) para confirmar el diagnóstico y la causa subyacente?
  • ¿Se han excluido otras enfermedades (p. ej., deficiencia de ácido fólico, síndromes de malabsorción, y los efectos de medicamentos, como anticonvulsivos, metotrexato, y quimioterapia)?
Respecto al tratamiento
  • ¿El individuo se apega al tratamiento con inyecciones de vitamina B12, si es apropiado?
  • ¿Se han eliminado fármacos apropiados según esté indicado?
  • ¿El plan de tratamiento ha abordado síndromes de malabsorción subyacentes?
Respecto al pronóstico
  • ¿Hay alguna enfermedad que podría afectar la recuperación, como enfermedad pancreática o padecimientos autoinmunitarios?
  • ¿Se han hecho adaptaciones apropiadas de modo que el individuo pueda volver a trabajar sin riesgos? ¿Ha habido alguna complicación neurológica? De ser así, ¿se ha reasignado al individuo a trabajo sedentario?
  • ¿Se ha capacitado al individuo para que ejerza vigilancia por si aparecieran síntomas de otros padecimientos posibles (esto es, pólipos en el estómago, cáncer, enfermedad del tiroides, o insuficiencia renal)?
Factores que influyen sobre la duración de la incapacidad
La duración de la incapacidad depende de la gravedad de la anemia. La presencia de problemas neurológicos, síntomas psiquiátricos, o trastornos autoinmunitarios puede prolongar el periodo de incapacidad. El hecho de si el empleo exige actividad física importante o actividades que requieren equilibrio y marcha normales, también puede influir sobre la duración de la incapacidad.
Términos relacionados
  • Anemia perniciosa de Addison
  • Anemia por deficiencia de vitamina B12
Diagnóstico diferencial
  • Anemia por deficiencia de ácido fólico
  • Hipotiroidismo
  • Ingestión excesiva de alcohol
  • Leucemia
  • Medicamentos (anticonvulsivos, metotrexato, fármacos para quimioterapia de cáncer)
  • Síndromes de malabsorción
Especialistas
  • Gastroenterólogo
  • Hematólogo
  • Neurólogo
Padecimientos comórbidos
  • Insuficiencia pancreática
  • Trastornos del sistema inmunitario