Medical Topics

Parálisis, paraplejía y cuadriplejía
Directorio > Parálisis, paraplejía y cuadriplejía
Parálisis es la pérdida o alteración de la función motora en una parte del cuerpo, causada por una lesión del mecanismo neural o muscular. Cuando se aplica a la función motora, parálisis es la pérdida del movimiento voluntario. Paraplejía se refiere a debilidad o parálisis de ambas piernas y la parte baja del cuerpo. Cuadriplejía o tetraplejía se refiere a debilidad o parálisis de los cuatro miembros.
La parálisis se produce por una interrupción de una o más vías motoras en algún punto desde el cerebro hasta la fibra muscular. La parálisis puede dar por resultado pérdida parcial o completa de la función, y puede ser temporal o permanente. Parálisis completa indica una pérdida total de la función por debajo del nivel de la lesión. Parálisis incompleta indica que hay algo de función motora por debajo del nivel de la lesión. Si se interrumpen todas las fibras nerviosas motoras periféricas que inervan a un músculo, se pierden todos los movimientos voluntarios, posturales y reflejos. El músculo se torna laxo y blando, y no opone resistencia al estiramiento pasivo, un estado conocido como flaccidez. El tono muscular parece estar reducido (hipotonía o atonía), y ocurre atrofia de los músculos. Si este efecto sólo se observa en una porción de las fibras motoras que inervan al músculo, el resultado es parálisis parcial, en la cual hay menos atrofia y el reflejo tendinoso estará reducido pero no se habrá perdido por completo. La parálisis puede ser espástica, en la cual los músculos afectados están rígidos y los movimientos son torpes como resultado de daño del sistema de neurona motora superior (cerebro o médula espinal).
En la paraplejía, puede ocurrir parálisis de las piernas con enfermedades de la médula espinal, raíces nerviosas, o nervios periféricos. En las enfermedades agudas de la médula espinal, la parálisis o debilidad afecta a todos los músculos que están por debajo de un nivel dado; a menudo puede haber pérdida de la sensación al dolor y la temperatura. En la enfermedad bilateral de la médula espinal, hay pérdida de la función de la vejiga y del intestino. Hay formas tanto aguda como crónica de paraplejía. La causa más frecuente de paraplejía aguda es el traumatismo de la médula espinal, por lo general relacionado con fractura/luxación de la columna vertebral. Otras causas son obstrucción (trombosis) de la arteria espinal, oclusión de ramas de la aorta debido a un aneurisma, o hemorragia hacia la médula espinal (hematomielia) debido a una malformación de un vaso sanguíneo (vascular). La hemorragia cerebral por enfermedades hemorrágicas o terapia anticoagulante con fármacos como la warfarina, pueden causar una paraplejía aguda o subaguda.
En adultos, la esclerosis múltiple es la causa más frecuente de paraplejía espinal crónica. Otros padecimientos que pueden causar paraplejía crónica comprenden deficiencia de vitamina B12, protrusión de disco cervical y espondilosis cervical, meningomielitis sifilítica, absceso y otras infecciones cerebrales, enfermedad del sistema motor, siringomielia, y enfermedad degenerativa de la médula espinal de origen desconocido. La mielitis transversa es un proceso infeccioso o inflamatorio que puede ser la causa. A menudo es imposible determinar una causa.
La cuadriplejía puede sobrevenir por enfermedades de los nervios periféricos, músculos, uniones mioneurales, sustancia gris de la médula espinal, tallo encefálico, o cerebro. La lesión típicamente ocurre en el área cervical de la médula espinal. Dependiendo de la localización en el área cervical, la parálisis de los brazos puede ser fláccida y arrefléxica, y la de las piernas puede ser espástica. En la artritis reumatoide puede ocurrir compresión de los segmentos cervicales de la médula espinal. La incidencia de cuadriplejía es difícil de determinar debido a las diversas causas subyacentes de parálisis.
Tanto la paraplejía como la cuadriplejía ocurren menos a menudo que la parálisis de un lado del cuerpo (hemiplejía).
Riesgo
los accidentes en vehículo motorizado son la principal causa de lesión que da pie a parálisis, seguidos por actos de violencia, caídas y otras causas.
Los individuos de raza blanca y los varones tienen aumento del riesgo de lesión de la médula espinal; y alrededor de la mitad de los casos de lesión de la médula espinal ocurre en personas de 16 a 30 años de edad (Dawodu).
Incidencia y prevalencia
cada año, 30 a 60 personas por cada millón sufren lesión de la médula espinal: 27.9% tiene paraplejía total, y 18.5% muestra tetraplejía o cuadriplejía total (Dawodu).
Interrogatorio
en casos de parálisis, los individuos pueden informar un antecedente de lesión traumática, tumor o absceso cerebral, o infección. El sujeto tal vez informe debilidad de los músculos en los miembros, pérdida de la sensación, rigidez muscular, o flaccidez muscular.

Las personas con paraplejía pueden informar un antecedente de una lesión traumática; tumor cerebral, o enfermedades de la médula espinal, las raíces nerviosas, o los nervios periféricos. El individuo puede informar debilidad de los músculos de ambos miembros inferiores, perdida de la sensación de dolor y de temperatura por debajo de un nivel particular, y pérdida del sentido de posición y de la sensación de vibración.

Los individuos cuadripléjicos pueden informar debilidad de los músculos de los cuatro miembros. La flaccidez de los brazos y la espasticidad de las piernas son modelos de parálisis típicos. Quizá también haya dolor en el cuello y los hombros, entumecimiento de las manos, y marcha tambaleante y desequilibrio muscular (ataxia).

Examen físico
el examen neurológico puede revelar daño de la médula espinal y localizar el nivel de lesión en individuos con parálisis. Pueden ser evidentes movimiento espástico y reflejos tendinosos aumentados. La emaciación (atrofia) y la debilidad musculares, con reflejos tendinosos reducidos, indican daño de nervio periférico. Los músculos afectados pueden revelar contracción involuntaria o contracciones espasmódicas de grupos de fibras (fasciculación).

En individuos que tienen paraplejía, el examen neurológico puede revelar daño de la médula espinal y localizar el nivel de la lesión. La vejiga y los músculos del esfínter pueden quedar afectados, lo que origina pérdida de la función de la vejiga y el recto. La pérdida de la sensibilidad es más notoria en los segmentos distales de las extremidades.

En la cuadriplejía, el examen neurológico puede revelar daño del cerebro o lesiones de la parte cervical de la médula espinal. En la diplejía, la afección de las piernas es mayor que la de los brazos. Quizá haya luxación de segmentos de la médula espinal, especialmente en presencia de artritis reumatoide. En individuos con triplejía, el examen tal vez revele debilidad espástica de un miembro, seguida por afección de los otros miembros en un modelo "día y noche". Tal vez se observe pérdida de la sensación de dolor y de temperatura.

Pruebas
para parálisis, paraplejía y cuadriplejía, las pruebas diagnósticas comprenden radiografías, tomografía computarizada, o resonancia magnética. Las pruebas diagnósticas pueden revelar una lesión o un tumor de la médula espinal en individuos con parálisis, lesiones de la médula espinal, o una masa extrínseca que estrecha el conducto raquídeo en individuos con paraplejía, y lesiones de la parte cervical de la médula espinal en presencia de cuadriplejía. La electromiografía prueba la actividad eléctrica de los músculos. Puede de efectuarse una punción lumbar (punción espinal) para excluir infección, y a menudo demuestra un bloqueo dinámico y aumento de la proteína en el líquido cefalorraquídeo. La biometría hemática completa y el examen general de orina pueden ser estudios de laboratorio útiles.
Parálisis
El tratamiento depende del tipo, la localización y la extensión de la parálisis. La consideración primaria en el tratamiento de lesión (traumatismo) de la médula espinal es inmovilizar la columna vertebral. Si el daño se debe a comprensión de la médula espinal, la intervención quirúrgica puede aliviar la presión. Si hay un bloqueo en la columna vertebral debido a un tumor, pueden estar indicadas quimioterapia y radioterapia. Las infecciones se tratan con antibióticos. Los esteroides también están indicados para ayudar a disminuir la probabilidad de daño neurológico permanente. En casos de parálisis temporal, se usa terapia física para volver a entrenar y fortalecer músculos y articulaciones de modo que sea posible cierto grado de movilidad después de la recuperación. Si hay pérdida completa de la función, deben instituirse medidas de apoyo, como terapia física, para evitar que las articulaciones queden trabadas y muestren contracturas, y para evitar complicaciones por inmovilidad prolongada (úlceras por presión, formación de coágulos de sangre, infecciones de las vías urinarias, estreñimiento).
Paraplejía
El tratamiento depende de la causa de la paraplejía. Si se debe a lesión de la médula espinal, la inmovilización de la columna vertebral tiene importancia primaria. La intervención quirúrgica puede aliviar la presión si la hay. Las causas menos frecuentes, como trombosis, tal vez exijan administración de agentes trombolíticos. Las infecciones se deben tratar con antibióticos apropiados. En el caso de mielitis transversa, normalmente se prescriben antibacterianos y antivirales, junto con esteroides. Si hay un tumor que está causando compresión de la médula espinal, la intervención quirúrgica puede aliviar la presión.
Cuadriplejía
El tratamiento depende de la causa de la cuadriplejía. Si se debe a lesión de la médula espinal, la inmovilización de la columna vertebral tiene importancia primaria. La intervención quirúrgica puede aliviar presión si la hay. Las causas menos frecuentes, como trombosis, pueden requerir la administración de trombolíticos. Las infecciones deben tratarse con los antibióticos apropiados. Si hay un tumor que está causando compresión de la médula espinal, una operación puede aliviar la presión. No habrá recuperación luego de transección de la médula espinal.
Parálisis
La parálisis por lesión de la médula espinal puede ser temporal, y tal vez se recupere función parcial conforme la hinchazón disminuye. La mejoría puede empezar en etapas tan tempranas como 3 semanas después de la lesión inicial, y después de un año, el nivel de funcionamiento por lo general se estabiliza en uno o dos niveles por debajo del sitio de lesión. La intervención quirúrgica para extirpar tumores en la médula espinal puede aliviar el dolor y la presión, y disminuir déficit neurológicos.
Paraplejía
La descompresión de la médula espinal o de raíces nerviosas, y la estabilización espinal, dan por resultado disminución del dolor y de los déficit neurológicos, y mejoría de la capacidad para caminar. La identificación de los síntomas permite efectuar la intervención quirúrgica apropiada, con resultados favorables. Pruebas recientes sugieren que la esperanza de vida de quienes tienen lesiones de la médula espinal está mejorando. Independientemente de la esperanza de vida total, los individuos pueden esperar pasar sus últimos años con mala salud, más probablemente hacia el final de la vida. Quienes tienen paraplejía por lo general se hacen más independientes con el tiempo, lo que da por resultado una esperanza de vida más alta que en cuadripléjicos. La prescripción de sistemas de tratamiento, incluso dispositivos móviles para estar de pie, y ortosis para permitir caminar a los individuos que tienen lesiones espinales, se practica ampliamente y puede proporcionar alivio de complicaciones médicas secundarias, y mejoría de la calidad de vida.
Cuadriplejía
La descompresión de la médula espinal o de las raíces nerviosas, y la estabilización de la columna vertebral, dan por resultado disminución del dolor y de los déficit neurológicos, y mejoría de la capacidad para caminar (ambulación). La identificación de los síntomas permite efectuar la intervención quirúrgica apropiada, con resultados favorables. Pruebas recientes sugieren que la esperanza de vida de quienes tienen lesiones de la médula espinal está mejorando. Independientemente de la esperanza de vida total, los individuos pueden esperar pasar los años que les restan con mala salud, más probablemente hacia el final de la vida. En presencia de cuadriplejía la esperanza de vida es menor. La prescripción de sistemas de tratamiento, incluso dispositivos móviles para permanecer de pie, y ortosis para permitir caminar a los individuos que tienen lesiones espinales, se practica ampliamente y puede proporcionar alivio de complicaciones médicas secundarias, y mejoría de la calidad de vida.
Parálisis
Las articulaciones pueden quedar trabadas en parálisis tanto temporal como permanente. Las complicaciones de la parálisis permanente causadas por inmovilidad prolongada comprenden deformidades de miembros, úlceras por decúbito (úlceras por presión), coágulos de sangre (trombosis venosa profunda), presión arterial y temperatura corporal fluctuantes, osteoporosis, infecciones respiratorias y de las vías urinarias, y estreñimiento. El estrés psicológico debido a pérdida de funciones del cuerpo da por resultado más a menudo depresión.
Paraplejía
Las complicaciones comprenden infecciones respiratorias (neumonía, atelectasia), cardiopatía coronaria, disreflexia del sistema nervioso autónomo, infecciones de las vías urinarias, cálculos renales, insuficiencia renal y hepática, cálculos biliares, estreñimiento, úlceras por decúbito (úlceras por presión), y osteoporosis. La paraplejía también puede complicarse por dolor y espasmo intensos crónicos. La inactividad física extrema puede causar aumento de los lípidos en la sangre (colesterol), lo que da por resultado aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares. El estrés psicológico por pérdida de las funciones del cuerpo causa más a menudo depresión.
Cuadriplejía
Las complicaciones comprenden infecciones respiratorias (neumonía, atelectasia), cardiopatía coronaria, disreflexia del sistema nervioso autónomo, infecciones de las vías urinarias, cálculos renales, insuficiencia renal y hepática, cálculos biliares, estreñimiento, úlceras por decúbito (úlceras por presión) y osteoporosis. La cuadriplejía también puede complicarse por dolor y espasmo intensos crónicos. La inactividad física extrema puede causar aumento de los lípidos (colesterol y triglicéridos) en la sangre, lo que da por resultado aumento del riesgo de enfermedades cardiovasculares. El estrés psicológico por pérdida de las funciones del cuerpo causa más a menudo depresión.
Parálisis
Se requiere accesibilidad para silla de ruedas. Las adaptaciones adicionales dependen del grado de parálisis y de los requerimientos laborales. Deben evitarse las temperaturas extremas y las actividades muy estresantes.
Paraplejía
Se requiere accesibilidad para silla de ruedas. Las adaptaciones adicionales comprenden instalaciones para minusválido, para individuos que están usando dispositivos para caminar móviles u ortosis, a fin de que tengan capacidad para hacer maniobras de manera adecuada.
Cuadriplejía
Se requiere accesibilidad a silla de ruedas. Otras adaptaciones comprenden instalaciones para minusválido, para individuos que usan dispositivos para caminar móviles u ortosis, a fin de que tengan capacidad para hacer maniobras de manera adecuada.
Si un individuo no se recupera en el transcurso del periodo de expectativa de duración máxima de la incapacidad, el lector quizá desee recurrir a las preguntas que siguen, que pueden ayudarlo a entender mejor los aspectos específicos del caso médico de un individuo.
Respecto al diagnóstico
  • ¿La parálisis se distinguió de debilidad muscular general o de complicaciones de otras enfermedades sistémicas?
  • ¿La paraplejía se distinguió de poliomielitis paralítica y polineuritis aguda?
  • ¿La cuadriplejía se distinguió de poliomielitis paralítica y polineuritis aguda?
  • ¿Se han efectuado estudios de imágenes de todo el neuroeje?
  • ¿Ha habido alguna complicación por parálisis permanente debida a inmovilidad prolongada, como deformidades de miembros, úlceras por presión, trombosis venosa profunda, presión arterial y temperatura corporal fluctuantes, osteoporosis, infecciones respiratorias y de las vías urinarias, y estreñimiento?
  • ¿Ha habido alguna complicación por paraplejía, como infecciones respiratorias (neumonía, atelectasia), cardiopatía coronaria, disreflexia del sistema nervioso autónomo, infecciones de vías urinarias, cálculos renales, insuficiencia renal y hepática, cálculos biliares, estreñimiento, úlceras por presión, osteoporosis, y dolor y espasmo intensos crónicos?
  • ¿Ha habido complicaciones de cuadriplejía, como infecciones respiratorias (neumonía, atelectasia), cardiopatía coronaria, disreflexia del sistema nervioso autónomo, infecciones de vías urinarias, cálculos renales, insuficiencia renal y hepática, cálculos biliares, estreñimiento, úlceras por decúbito (úlceras por presión), osteoporosis, y dolor y espasmo intensos crónicos?
  • ¿Se identificaron otras enfermedades preexistentes (obesidad, diabetes, neuropatía diabética, y enfermedades degenerativas del sistema nervioso) y se trataron?
Respecto al tratamiento
  • Si hay un bloqueo de la médula espinal debido a un tumor, ¿están indicadas quimioterapia y radioterapia?
  • ¿Está indicada intervención quirúrgica debido a compresión de la médula espinal?
  • ¿Las infecciones se han tratado con antibióticos?
  • ¿Se han efectuado cultivo y antibiograma para determinar cuál es la antibioticoterapia más eficaz?
  • ¿Se han identificado microorganismos resistentes a antibióticos, o excluido?
  • ¿Se dio tratamiento expedito y apropiado?
  • ¿Ha habido suficiente rehabilitación, como terapia física, para el individuo?
  • ¿Ha habido úlceras por presión, coágulos de sangre, infecciones de vías urinarias, o estreñimiento, como resultado de inmovilidad?
  • ¿Se administraron trombolíticos según fue apropiado? ¿El tratamiento ha sido eficaz para aliviar trombosis?
  • ¿Se identificaron y trataron otras enfermedades preexistentes (obesidad, diabetes, neuropatía diabética, y enfermedades degenerativas del sistema nervioso) y se trataron?
  • ¿El riesgo cardiovascular se ha monitoreado con pruebas de colesterol y de triglicéridos?
  • ¿El sujeto se beneficiaría a partir de la evaluación psicológica y la orientación?
Respecto al pronóstico
  • ¿Se está dando suficiente rehabilitación?
  • ¿Hay mejoría progresiva evidente, o se ha estabilizado?
  • Si el tratamiento más conservador ha fracasado, ¿el individuo ahora es idóneo para intervención quirúrgica, como descompresión de la médula espinal o de raíces nerviosas, y estabilización de la columna vertebral?
  • ¿El sujeto está inscrito en un programa de rehabilitación integral?
  • ¿Tiene acceso a dispositivos ortóticos apropiados?
  • ¿El sujeto tiene expectativas realistas?
  • ¿El individuo se beneficiaría a partir de la evaluación y orientación psicológicas?
Factores que influyen sobre la duración de la incapacidad
Parálisis La duración de la incapacidad estará determinada por el diagnóstico subyacente, el hecho de si la parálisis es temporal o permanente, la magnitud de la parálisis (monoplejía, hemiplejía, paraplejía, cuadriplejía), y las partes del cuerpo afectadas. Paraplejía La duración de la incapacidad estará determinada por la causa (lesión aguda de la médula espinal, lesiones de la médula espinal), por el hecho de si se restituye la función después de descompresión y estabilización espinal, y si hay una enfermedad subyacente que precedió al padecimiento (infección, tumor). Cuadriplejía La duración de la incapacidad estará determinada por la causa (lesión aguda de la médula espinal, lesión cervical), el hecho de si se restituye la función después de descompresión y estabilización espinales, y si hay alguna enfermedad subyacente que precedió al padecimiento (infección, tumor).
Términos relacionados
  • Lesión de la médula espinal
  • Parálisis histérica
  • Tumor de la médula espinal
Diagnóstico diferencial
  • Absceso cerebral (paraplejía)
  • Accidentes cerebrales múltiples (cuadriplejía)
  • Anemia (parálisis)
  • Bursitis (parálisis)
  • Deficiencia de vitamina B12 (paraplejía)
  • Disco cervical abultado (paraplejía)
  • Enfermedad degenerativa de la columna vertebral (parap
Especialistas
  • Cirujano ortopédico
  • Fisiatra
  • Internista en enfermedades infecciosas
  • Neurocirujano
  • Neurólogo
  • Oncólogo
Padecimientos comórbidos
  • Diabetes (cuadriplejía)
  • Diabetes (paraplejía)
  • Esclerosis múltiple (cuadriplejía)
  • Esclerosis múltiple (parálisis)
  • Esclerosis múltiple (paraplejía)
  • Neuropatía diabética (cuadriplejía)
  • Neuropatía diabética (parálisis)
  • Obesidad (cuadriplejía)
  • Obesidad