Medical Topics

Meniscectomía y reparación de menisco
Directorio > Meniscectomía y reparación de menisco
La meniscectomía es la extirpación o reparación quirúrgica de una u otra de dos bandas de cartílago en forma de C en una articulación, con mayor frecuencia la de la rodilla (menisco de la rodilla). El menisco forma una estructura amortiguadora entre los huesos de la pierna (la tibia, el peroné y el fémur), sirve como un absorbedor de impacto, ayuda a la lubricación de la articulación, y limita la flexión de la articulación, extensión y rotación de la articulación. El giro o la hiperflexión de la articulación son las causas más frecuentes de desgarros de meniscos. La localización del desgarro y el tipo del mismo determinan que tanto del menisco es necesario extirpar. Desde el advenimiento de la intervención quirúrgica artroscópica rara vez se extirpa todo el menisco.
Muchas lesiones de meniscos se relacionan con deportes. Aunque se hace hincapié en el uso de técnica apropiada cuando se hace ejercicio o se juegan deportes, muchas causas de desgarros de menisco no son prevenibles. Un signo de lesión de menisco típicamente es un "chasquido" que se nota en el momento de la lesión. Esto puede ir seguido por hipersensibilidad en la articulación, dolor de rodilla, y trabadura recurrente de la rodilla. En contraste con la escisión parcial de menisco, la reparación de menisco puede lentificar la artritis postraumática inevitable que aparece luego de un desgarro de menisco, y proporciona también protección de los ligamentos de la rodilla. El objetivo de una meniscectomía es aliviar síntomas.
El procedimiento de meniscectomía se usa para extirpar cartílago lesionado o dañado de la articulación de la rodilla; también se usa para aliviar síntomas (hipersensibilidad articular, dolor de rodilla, y trabadura recurrente de rodilla). En contraste con la escisión parcial del menisco, la reparación de menisco puede lentificar la inevitable artritis postraumática que aparece después de un desgarro de menisco, y protege también a los ligamentos de la rodilla. El objetivo de una meniscectomía es aliviar síntomas.
En la meniscectomía artroscópica, después de que se anestesia al individuo, el cirujano inserta un endoscopio para visualización (artroscopio) que tiene alrededor del grosor de un lápiz, y uno o dos instrumentos en la articulación de la rodilla a través de incisiones pequeñas (cortes o entradas). Se inyecta líquido en la rodilla para expandir la articulación de modo que puedan observarse las estructuras y el cartílago. El cirujano examina primero la rodilla para encontrar cualquier desgarro u otro daño.
Los desgarros a lo largo de la curva interna del menisco, en especial los que son de tipo irregular, degenerativo, se tratan con mayor frecuencia al extirpar la parte dañada del menisco.
En una reparación de menisco artroscópica, los desgarros cerca del anillo externo del menisco donde está localizado el aporte sanguíneo, se pueden reparar con puntos de sutura. Cualquier fragmento avascular de cartílago se extirpa. La intervención quirúrgica concluye al extraer el artroscopio y los instrumentos, y cerrar las aberturas pequeñas con puntos de sutura.
En una meniscectomía o reparación de menisco convencional, después de anestesiar al individuo, se entra al área afectada mediante una incisión en la articulación de la rodilla. Al igual que en el procedimiento de artroscopia, se examina la rodilla por si hubiera desgarros u otro daño. Los desgarros a lo largo de la curva interna del menisco, en especial los de tipo irregular, degenerativo, se tratan con mayor frecuencia al extirpar la parte dañada del menisco. Los desgarros cerca del borde externo del menisco donde está localizado el aporte de sangre, se reparan con puntos de sutura. Cualquier fragmento avascular de cartílago se extirpa por medio de pinzas o aspiración. Si se visualizan lesiones adicionales, las estructuras lesionadas se reparan. La intervención quirúrgica concluye con el cierre de la piel con puntos de sutura y clips que por lo general se pueden retirar alrededor de una semana después de la operación.
El resultado predicho de un procedimiento de meniscectomía es bueno. La mayoría de los individuos en quienes se efectúa meniscectomía puede esperar mejoría importante sin complicaciones. Debe permitirse que transcurran alrededor de 6 a 12 semanas para recuperación luego de la intervención quirúrgica.
El pronóstico es peor si ambos meniscos en la misma rodilla están lesionados y requieren meniscectomía (en contraposición con reparación). El pronóstico también es peor si la rodilla tiene otras lesiones (p. ej., inestabilidad por lesión de ligamento) o si la rodilla tiene artritis preexistente significativa.
El cuadro anterior representa un rango del número aceptable habitual de visitas para casos no complicados. Proporciona un marco basado en la duración del tiempo de cicatrización del tejido y la práctica clínica estándar.
‡ Nota acerca de pautas cuando se efectuó intervención quirúrgica (reparación de menisco): en una reparación de menisco pueden requerirse hasta cuatro meses para que el tejido cicatrice, y los ejercicios finales no se pueden empezar sino hasta que los tejidos hayan sanado. Es probable que los individuos regresen a cierto trabajo antes de que haya ocurrido cicatrización completa, pero tal vez necesiten rehabilitación continua.
Las complicaciones de la reparación de menisco pueden incluir daño de nervios o de vasos sanguíneos, sangrado, infección, rigidez de la articulación de la rodilla, y fracaso del procedimiento.
La meniscectomía completa puede aumentar el índice de cambios degenerativos de la superficie articular, y a menudo conduce a aumento de la inestabilidad de la rodilla. Además, los vasos sanguíneos y los nervios alrededor de la rodilla pueden quedar lesionados, lo que causa entumecimiento o debilidad en la pierna por debajo de la rodilla. Además de las complicaciones quirúrgicas habituales de la anestesia, dolor crónico, infección y sangrado, pueden formarse coágulos de sangre dentro de una vena en planos profundos (trombosis venosa profunda), y puede haber cambios de la sensibilidad alrededor de la incisión.
Algunos individuos presentan una inflamación posquirúrgica agravada por la fisioterapia, que lentifica la recuperación. Es importante notar que hacer que el procedimiento se efectúe por vía artroscópica no significa automáticamente que la recuperación será breve, o fácil, o ambas.
Las actividades extenuantes deben restringirse durante varias semanas. Otras restricciones incluyen no arrodillarse, ponerse en cuclillas, gatear, hacer ascensiones, ni permanecer de pie durante periodos prolongados en el transcurso de la fase temprana de la recuperación. El uso de muletas y de un aparato ortopédico para la rodilla afectará la agilidad. Los períodos de reposo frecuentes con instalaciones que permiten al individuo elevar la extremidad inferior pueden permitir el regreso más temprano al trabajo.
Algunos individuos pueden tener restricciones permanentes para ponerse de rodillas, saltar, o ponerse en cuclillas, con base en los datos encontrados durante la operación. El uso de medicamentos para aliviar el dolor y la hinchazón tal vez requiera revisión de cualquier política respecto al consumo de drogas.
Factores que influyen sobre la duración de la incapacidad
El tipo de procedimiento, la aparición de complicaciones, los requerimientos laborales, la capacidad para modificar actividades laborales, y el apego a la rehabilitación pueden afectar la duración de la incapacidad.
Términos relacionados
  • Afeitado de menisco
  • Intervención quirúrgica de cartílago
  • Meniscectomía parcial
Especialistas
  • Cirujano ortopédico
  • Fisiatra
  • Fisioterapeuta
Padecimientos comórbidos
  • Lesión de los ligamentos de la rodilla
  • Obesidad
  • Osteoartritis
  • Sinovitis