Medical Topics

Hipersomnia
Directorio > Hipersomnia
La hipersomnia es la somnolencia excesiva, involuntaria y constante durante las horas en que se está despierto. Un individuo con hipersomnia tiene dificultad para permanecer despierto, y problemas con el control motor y la concentración.
Una de las principales causas de hipersomnia es la apnea del sueño, que ocurre cuando la parte posterior de la garganta bloquea el paso del aérea hacia los pulmones durante el sueño, lo que hace que el individuo haga esfuerzos por respirar. Las tres clases de apnea del sueño son obstructiva, central, y mixta. La apnea del sueño obstructiva es la forma más frecuente de apnea. Cuando el colapso de la parte posterior de la garganta bloquea las vías respiratorias, el individuo hace esfuerzos por respirar, pero no se despierta por completo. La respiración puede suspenderse cientos de veces por la noche, por lo general por periodos de 10 segundos o más. La apnea del sueño central es menos frecuente y se origina por fracaso del cerebro para enviar señales a los músculos para que produzcan movimientos de la respiración. Esto despierta al individuo porque las concentraciones de oxígeno en la sangre disminuyen de manera repentina. Apnea del sueño mixta se refiere a la coexistencia de apnea tanto obstructiva como central.
La hipersomnia también se relaciona con narcolepsia, que causa somnolencia durante el día, por lo general a horas inapropiadas. Más de la mitad de los individuos con narcolepsia puede experimentar una pérdida del tono muscular y debilidad repentinas (cataplexia) desencadenada por emoción súbita, así como parálisis del sueño, en la cual momentáneamente hay incapacidad para moverse o hablar al despertarse. Alrededor de la mitad de los individuos con narcolepsia pasa por estados parecidos a sueño entre el sueño y la vigilia (alucinaciones hipnagógicas). La narcolepsia se origina por concentraciones bajas de mensajeros químicos en el cerebro (dopamina y noradrenalina), y por factores genéticos.
Riesgo
los factores de riesgo para apnea del sueño comprenden un antecedente familiar de apnea, ronquidos, tabaquismo, obesidad, dormir de espaldas en lugar de sobre un lado, y padecimientos médicos como insuficiencia cardiaca y enfermedad por reflujo gastroesofágico. Los sujetos de raza negra tienen mayor riesgo que otros grupos étnicos en Estados Unidos. Los factores de riesgo para narcolepsia tienen un componente genético, y el padecimiento típicamente empieza durante el segundo o tercer decenio de la vida. Los factores de riesgo para hipersomnia son obesidad, trabajo en turno nocturno, depresión mayor, y conducción de camiones grandes distancias. Las mujeres tienen mayor riesgo que los varones de presentar formas de hipersomnia que no son apnea del sueño.
Incidencia y prevalencia
se estima que 80% de las personas con apnea del sueño no se diagnostica; el padecimiento afecta a alrededor de 4% de los varones y 2% de las mujeres (Rowley).
Se estima que alrededor de 0.02% a 0.18% de la población sufre narcolepsia, pero el padecimiento a menudo no se diagnostica (Baker).
Interrogatorio
el individuo tal vez informe cefalalgias por la mañana, sueño no reparador, a problemas con el funcionamiento mental o emocional, somnolencia diurna excesiva, y fatiga. En la apnea del sueño, quien duerme con el individuo tal vez informe que este último hace esfuerzos por respirar o ronca durante el sueño. En la narcolepsia, los individuos y sus familias pueden informar que el sujeto se queda dormido a horas inapropiadas, pierde el control postural y motor cuando está emocionado (cataplexia), tiene visiones irreales mientras se está quedando dormido (alucinaciones hipnagógicas), y presenta incapacidad momentánea para moverse o hablar al despertarse (parálisis del sueño). El interrogatorio acerca de consumo de drogas y medicamentos es importante para excluir somnolencia diurna relacionada con consumo de medicamentos o drogas.
Examen físico
el examen tal vez revele problema de la parte alta de las vías respiratorias, incluso anormalidades del paladar blando o amígdalas agrandadas. La obesidad, el cuello ancho y los latidos del corazón distintivos son indicadores de apnea del sueño. Las mediciones de la masa corporal, la circunferencia del cuello y áreas dentro de la boca ayudan a diagnosticar apnea del sueño.
Pruebas
la polisomnografía es una prueba que se efectúa durante toda una noche, en la cual dispositivos de vigilancia colocados en el individuo evalúan diversas etapas del sueño en lo que se refiere actividad eléctrica del cerebro (electroencefalograma, o EEG), el corazón (electrocardiograma), y movimientos de los músculos (electromiograma) y los ojos (electrooculograma). También se vigilan las concentraciones de oxígeno en la sangre, y cambios de la respiración. La prueba múltiple de latencia del sueño mide el tiempo que se requiere para quedar dormido durante el día en una habitación tranquila. Otras pruebas pueden incluir la prueba del mantenimiento del despertamiento, y la escala de somnolencia, de Epworth.
El tratamiento para hipersomnia depende de la causa subyacente. El tratamiento de la apnea del sueño comprende cambios de los hábitos de sueño, como tratar de girar de lado y usar una almohada especial que ayude a estirar el cuello. Se recomiendan perder peso si es necesario, y otros cambios del estilo de vida, como dejar de fumar y evitar el consumo de alcohol en el transcurso de cuatro horas antes de ir a dormir. La presión positiva continua en las vías respiratorias es otro tratamiento para apnea obstructiva del sueño.
Otros tratamientos comprenden el uso de dispositivos dentales similares a los protectores bucales para practicar deportes, un tratamiento ortodóntico llamado expansión maxilar rápida, y oxigenoterapia. También pueden usarse hormona tiroidea y medicamentos para tratar asma y trastorno de reflujo gastroesofágico. Puede efectuarse extirpación de tejido blando en la parte posterior de la garganta y el paladar (uvulopalatofaringoplastia) o un procedimiento en el cual se crea una abertura en el cuello hacia la tráquea y se inserta un tubo (traqueostomía).
El tratamiento para narcolepsia comprende siestas programadas con regularidad varias veces al día, y el uso de medicamentos, como estimulantes, modafinil, anticonvulsivos, opiáceos, y algunos inhibidores de la monoamino oxidasa.
El resultado depende del método de tratamiento y del apego a las indicaciones. Dado que muchos de los métodos de tratamientos son engorrosos, el índice de apego a las indicaciones suele ser bajo. Girar sobre un lado y usar tiras nasales al dormir pueden reducir los ronquidos y mejorar el sueño. El uso de presión positiva continua en las vías respiratorias puede dar por resultado mejoría de la memoria, estado de ánimo, la concentración y la salud. Los dispositivos dentales funcionan muy bien para apnea leve a moderada. En general, los medicamentos no son muy útiles para tratar apnea del sueño. La traqueostomía se usa en circunstancias que ponen en peligro la vida, y tiene un índice alto de éxito. La uvulopalatofaringoplastia es exitosa en 40 a 60% de los casos (Silverberg).
Dormir siestas programadas con regularidad durante el día ayudar a reducir la somnolencia repentina y disminuye la narcolepsia.
Pueden ocurrir accidentes por quedarse dormido al conducir un automóvil. Los individuos privados de sueño tal vez coman más y hagan menos ejercicio, lo que puede llevar a obesidad. Los individuos con apnea del sueño pueden presentar aumento de la presión dentro de los vasos sanguíneos de los pulmones (hipertensión pulmonar). Las concentraciones más altas de dióxido de carbono y más bajas de oxígeno en la sangre por la noche pueden aumentar el riesgo depresión arterial alta, apoplejía, ataque cardiaco, insuficiencia cardiaca, diabetes e insuficiencia renal. La apnea del sueño pueda afectar funciones cerebrales superiores, como la memoria y la concentración. También puede causar cefalalgias y, en mujeres, periodos menstruales irregulares.
La disfunción psicológica y social en todos los aspectos de la vida es frecuenté en individuos con narcolepsia. Otras complicaciones comprenden depresión, cefalalgias, lesión causada por caídas repentinas, y dependencia de estimulantes o abuso del consumo de los mismos.
Los individuos que trabajan con maquinaria pesada o que trabajan a alturas quizá necesiten reasignación. Los individuos que permanecen de pie durante el trabajo quizá necesiten desempeñar su trabajo sentados para prevenir caídas. Tal vez se necesiten más recesos para que estos individuos duerman siestas o cambien de rutina de trabajo para que permanezcan despiertos. Debe evitarse la conducción de vehículos, en especial grandes distancias. Los individuos narcolépticos con cataplexia no debe tener que encarar situaciones muy emotivas, ni las que podrían desencadenar emoción.
Si un individuo no se recupera en el transcurso del periodo de expectativa de duración máxima de la incapacidad, el lector quizá desee recurrir a las preguntas que siguen, que pueden ayudarlo a entender mejor los aspectos específicos del caso médico de un individuo.
Respecto al diagnóstico
  • ¿Hay un antecedente de apnea del sueño o narcolepsia? ¿Un antecedente de trastornos neurológicos o psiquiátricos?
  • ¿El individuo está usando medicamentos que podrían agravar los síntomas?
  • ¿Hay cefalalgias por la mañana, sueño no reparador, agruras (pirosis), problemas con el funcionamiento mental o emocional, pérdida del control de la orina (incontinencia), somnolencia diurna, y fatiga?
  • ¿La persona que duerme con el individuo informa que el sujeto hace esfuerzos por respirar, se ahoga o ronca durante el sueño?
  • ¿El individuo o la familia informa que el sujeto se queda dormido en momentos inapropiados, pierde el control postural y motor cuando está emocionado (cataplexia), tiene visiones parecidas a sueños mientras se está quedando dormido (alucinaciones hipnagógicas), o es momentáneamente incapaz de moverse o hablar al despertarse (parálisis del sueño)?
  • ¿El sujeto ingiere cafeína y alcohol o trabaja turnos diferentes?
  • ¿Se efectuó polisomnografía? ¿Tomografía computarizada o resonancia magnética?
  • ¿Se confirmó el diagnóstico de hipersomnia?
Respecto al tratamiento
  • ¿Cualquier enfermedad subyacente se está tratando de manera apropiada?
  • ¿Se usaron tiras nasales para apnea del sueño?
  • ¿El individuo es idóneo para intervención quirúrgica para corregir apnea del sueño?
  • ¿La narcolepsia se trató con estimulantes o antidepresivos? ¿Estos medicamentos fueron eficaces, o sea está considerando el uso de otros?
  • ¿El individuo ha implementado cambios apropiados de la conducta, y buena higiene del sueño?
  • ¿El individuo está evitando trabajo por turnos, y el consumo de alcohol y cafeína?
Respecto al pronóstico
  • ¿El sujeto está cumpliendo con el plan de tratamiento prescrito?
  • ¿Persiste la hipersomnia a pesar de tratamiento? ¿Otros factores podrían estar causando los síntomas?
  • ¿Es necesario revisar el diagnóstico?
  • Si la hipersomnia se origina por abuso del consumo de alcohol o drogas, ¿el individuo se beneficiaría a partir de la participación en un programa para corregir dependencia de sustancias químicas?
Factores que influyen sobre la duración de la incapacidad
Los factores que pueden influir sobre la incapacidad comprenden la edad, el género, la respuesta al tratamiento, la gravedad del padecimiento, la presencia de alguna enfermedad subyacente, las tareas laborales específicas, y las adaptaciones disponibles en el trabajo.
Términos relacionados
  • Apnea del sueño
  • Hipersomnia idiopática
  • Narcolepsia
  • Somnolencia diurna excesiva
Diagnóstico diferencial
  • Azúcar baja en la sangre (hipoglucemia)
  • Depresión
  • Enfermedades crónicas
  • Epilepsia
  • Gripe
  • Síndrome de fatiga crónica
Especialistas
  • Médico familiar
  • Neumólogo
  • Neurólogo
  • Psiquiatra
Padecimientos comórbidos
  • Alcoholismo
  • Ansiedad
  • Asma
  • Enfermedad crónica
  • Infecciones respiratorias
  • Obesidad
  • Resfriado e influenza