Medical Topics

Hipoproteinemia
Directorio > Hipoproteinemia
Hipoproteinemia es una concentración disminuida de una o varias proteínas en la sangre. Ocurre cuando la proteína no se absorbe de manera apropiada durante la digestión (gastroenteropatía perdedora de proteína). Esto puede producirse en varias enfermedades gastrointestinales, entre ellas función pancreática alterada, crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado, infección gastrointestinal, infestaciones por parásitos, diarrea, enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa. Además, los individuos en quienes se ha extirpado quirúrgicamente parte del intestino pueden experimentar hipoproteinemia. Asimismo, pueden ocurrir concentraciones bajas de proteínas en la sangre en otras enfermedades, entre ellas enfermedad renal, enfermedad hepática, linfoma, y SIDA. Ciertos fármacos (neomicina, alcohol) pueden disminuir la absorción de proteína, lo que da por resultado hipoproteinemia. Por último, una falta grave de proteína en la dieta (desnutrición) también puede causar hipoproteinemia.
Riesgo
las personas con riesgo de hipoproteinemia son aquellas con fibrosis quística, enfermedades gastrointestinales (enfermedad pancreática, crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado, infecciones e infestaciones por parásitos, diarrea, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa), linfoma, SIDA, enfermedad renal y enfermedad hepática, y los desnutridos.
Interrogatorio
una persona con hipoproteinemia puede presentarse con diversos signos y síntomas, entre ellos hinchazón de la parte baja de las piernas (edema en zonas declive), la cara o uno o ambos brazos; diarrea, o dolor en el abdomen. Típicamente, los síntomas serán específicos para la enfermedad subyacente.
Examen físico
la hipoproteinemia leve quizá no sea evidente en el examen físico. En pacientes más graves por lo general hay hinchazón de la parte baja de las piernas (edema en zonas declive), la cara o uno o ambos brazos; emaciación, o diarrea, o todos o una combinación de los anteriores.
Pruebas
La hipoproteinemia puede confirmarse por medio de pruebas en la sangre para concentraciones séricas de albúmina y de proteína total. Un panel metabólico integral, concentraciones de calcio y magnesio, biometría hemática completa, electroforesis e inmunoforesis de proteína sérica, proteína C reactiva, tiempo parcial de protrombina, hierro y capacidad de unión a hierro, función del tiroides, búsqueda de sangre oculta en heces, y examen general de orina, por lo general se efectúan como parte de un estudio completo. Dependiendo de la causa de la hipoproteinemia tal vez también se midan las concentraciones de otras proteínas específicas en la sangre, como gammaglobulinas (IgG, IgA, IgM), ceruloplasmina, alfa-1-antitripsina, fibrinógeno, transferrina, y proteínas de unión a hormona. Quizá sean necesarias otras pruebas para causas bacterianas, virales, tóxicas y parasitarias.
Dado que la hipoproteinemia por lo general es un signo de una enfermedad subyacente, el tratamiento se dirige al proceso morboso en sí.
El resultado de la hipoproteinemia depende del pronóstico para la enfermedad primaria del individuo. En la gastroenteropatía perdedora de proteína, más de 50% de los pacientes experimenta disminución de la pérdida de proteína, el edema y los problemas relacionados cuando se trata la enfermedad subyacente (Kim).
El cuidado de sostén es muy importante para minimizar complicaciones secundarias. En algunos individuos pueden resultar útiles los diuréticos y las medias de apoyo. El cuidado excelente de la piel prevendrá cortaduras y desgarros cutáneos, lo que disminuye la posibilidad de infecciones de la piel (celulitis). El ejercicio adecuado es crucial para disminuir el riesgo de formación de coágulos en una o ambas piernas (trombosis venosa).
Para controlar el edema periférico, los individuos con una concentración sérica de proteína baja quizá necesiten asignarse a tareas más sedentarias que no les exigirían permanecer de pie durante periodos prolongados. Tal vez se requieran otras restricciones y adaptaciones, dependiendo de la causa primaria.
Si un individuo no se recupera en el transcurso del periodo de expectativa de duración máxima de la incapacidad, el lector quizá desee recurrir a las preguntas que siguen, que pueden ayudarlo a entender mejor los aspectos específicos del caso médico de un individuo.
Respecto al diagnóstico
  • ¿Hay alguna enfermedad subyacente que pueda causar malabsorción, como pancreatitis, fibrosis quística, enfermedades gastrointestinales (enfermedad pancreática, crecimiento excesivo de bacterias en el intestino delgado, infecciones e infestaciones por parásitos gastrointestinales, diarrea, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa), linfoma, SIDA, enfermedad renal, o enfermedad hepática?
  • ¿Se ha extirpado quirúrgicamente parte del intestino?
  • ¿Se ha dado tratamiento con neomicina? ¿El individuo consume alcohol? ¿El sujeto está desnutrido?
  • ¿Hay edema periférico?
  • ¿Se han efectuado pruebas de albúmina sérica y proteína total en la sangre?
Respecto al tratamiento
  • ¿Cuál es la enfermedad subyacente? ¿está mostrando respuesta al tratamiento?
Respecto al pronóstico
  • ¿La empresa donde labora el individuo puede adaptarse a cualquier restricción necesaria?
  • ¿El individuo se apega al régimen de tratamiento?
Factores que influyen sobre la duración de la incapacidad
La duración de la incapacidad por lo general se basa en la enfermedad primaria del individuo.
Términos relacionados
  • Hipoalbuminemia
  • Proteína sérica disminuida
Especialistas
  • Gastroenterólogo
  • Médico de medicina interna