Medical Topics

Fractura, de cráneo (cerrada)
Directorio > Fractura, de cráneo (cerrada)
Una fractura de cráneo cerrada es una rotura en uno o más de los huesos de la cabeza (el cráneo) sin una herida acompañante de la piel.
Las fracturas de cráneo cerradas puede clasificarse como lineales (simples), basilares, o deprimidas. Una fractura simple de cráneo es una rotura en forma de una línea delgada, y no se relaciona con deformación del hueso. Las fracturas de cráneo lineales explican 80% de las fracturas del cráneo. Las fracturas basilares del cráneo, que son fracturas de la base del cráneo, se relacionan con un traumatismo más grave. Una fractura deprimida del cráneo es aquella en la cual los huesos del cráneo se empujan hacia dentro o se aplastan. Esto puede comprimir el cerebro, o dañarlo con fragmentos óseos, o ambos. Casi todas las fracturas de cráneo deprimidas son abiertas (75 a 90%) (Qureshi).
El cráneo está más propenso a fracturas donde el hueso es relativamente más delgado: las fracturas del hueso temporal constituyen 15 a 48% de las fracturas de cráneo, y las basilares, 19 a 21%. Las fracturas deprimidas están localizadas 75% de las veces en la región frontoparietal, 10% en la región temporal, y 5% en la región occipital (Qureshi).
Aproximadamente dos terceras partes de las fracturas de cráneo se acompañan de lesión grave del cerebro. El daño del cerebro después de fractura del cráneo puede originarse por acumulación de sangre (hematoma), o la hinchazón de tejido cerebral o meninges desgarrados o contundidos. El daño del cerebro que ocurre en el momento de la fractura del cráneo puede originarse por las fuerzas traumáticas del impacto, lo que da por resultado contusiones en golpe (lesión en el punto de impacto) o contragolpe (lesión en el lado opuesto al del impacto).
Riesgo
las fracturas de cráneo por lo general se producen por un golpe fuerte en la cabeza por caídas, agresión física, accidentes en vehículos motorizados, y deportes de contacto. Ocurren lesiones encefálicas en 75% de los accidentes en vehículo motorizado, y aproximadamente 30% de las lesiones de la cabeza dan por resultado fracturas de cráneo (Belafsky). La lesión encefálica es la principal causa de muerte en varones de menos de 35 años de edad. En 40% de las lesiones cerebrales graves, el consumo de alcohol es un factor contribuidor (Marik).
Los individuos que tienen riesgo de sufrir una fractura de cráneo comprenden trabajadores de la construcción, trabajadores de almacén, y los que tienen riesgo de caídas o de que les caigan encima objetos pesados. Además, quienes participan en deportes de contacto (p. ej., fútbol americano, hockey, fútbol soccer), en especial cuando no usan equipo protector, y en deportes que comprenden equipo pesado (p. ej., béisbol, golf, tenis) tienen riesgo de sufrir una fractura de cráneo.
Los varones tienen dos veces más probabilidades de quedar hospitalizados con una lesión del cerebro en comparación con las mujeres, y aproximadamente 50% tiene menos de 24 años de edad (Olson).
Incidencia y prevalencia
hay alrededor de 1.6 millones de fracturas de cráneo en Estados Unidos cada año (Marik). La incidencia de lesión encefálica es de 200 por 100 000 en Estados Unidos (Solomon).
Interrogatorio
el individuo tendría un antecedente de un golpe fuerte en la cabeza. Quizá se queje de cefalalgia, o de dolor en el sitio de la lesión, o de ambos. Tal vez haya pérdida del conocimiento después del golpe. Si la lesión es grave, es posible que haya debilidad, confusión, fatiga, crisis convulsivas, mareo, vómitos, somnolencia, dificultades con el lenguaje, y problemas de visión, o es posible que haya síntomas tempranos de inflamación de las membranas que rodean al cerebro y la médula final (meningitis), que incluye cuello rígido, confusión y fiebre.
Examen físico
por lo general hay hipersensibilidad e hinchazón sobre la fractura. La deformidad de una fractura de cráneo deprimida a veces se percibe mediante el tacto (palpación). Se examinaría al individuo para buscar sangrado por un oído o por ambos oídos; moretón en el sitio de la lesión, detrás de los oídos, y alrededor de la nariz y los ojos (lo que se conoce como "ojos de mapache"), y una secreción acuosa por los oídos y la nariz. Pueden revisarse los ojos, la visión, el lenguaje y la memoria.
Pruebas
las pruebas pueden incluir una radiografía de cráneo, tomografía computarizada, y resonancia magnética. Puede efectuarse un electroencefalograma para medir la actividad cerebral y vigilarla. Debido a la ausencia de una herida obvia en la piel, las fracturas de cráneo cerradas pueden ser difíciles de detectar sin pruebas diagnósticas avanzadas.
Las fracturas simples de cráneo a menudo no requieren tratamiento específico salvo vigilar al individuo durante 12 a 24 horas por si hubiera signos de complicaciones neurológicas. La preocupación primaria es si hay daño cerebral subyacente. Puede observarse al individuo en la sala de urgencias y darlo de alta con la instrucción de que alguien debe despertarlo cada hora para asegurarse de que no haya habido una lesión del cerebro. Puede seguirse el plan de tratamiento estándar de reposo, hielo, compresión y elevación (RICE). Pueden tomarse analgésicos. Si los fragmentos de hueso están fuera de alineación (fractura de cráneo deprimida) se necesita intervención quirúrgica (reducción abierta).
Las fracturas de cráneo no complicadas sanan en el transcurso de cuatro a seis semanas, después de lo cual el individuo puede regresar a funcionamiento normal. La reducción abierta de fractura del cráneo deprimida tiene buen resultado, con tal de que no haya lesión del cerebro. Los individuos con lesión del cerebro pueden tener problemas residuales que tal vez lleven a incapacidad permanente.
El cuadro anterior representa un rango del número aceptable habitual de visitas para casos no complicados. Proporciona un marco basado en la duración del tiempo de cicatrización del tejido y la práctica clínica estándar.
Las complicaciones de una fractura de cráneo cerrada son conmoción, coma breve, hemorragia, daño de nervio, escape del líquido que baña al cerebro y la médula espinal (líquido cefalorraquídeo), meningitis, acumulación de sangre (hematoma) en el cerebro, absceso cerebral, pérdida temporal o permanente de la visión, deterioros importantes de la función mental, y epilepsia postraumática. Los efectos del síndrome posconmoción (p. ej., cefalalgia, mareo, fatiga, pérdida de la memoria, cambio de personalidad) pueden durar semanas a meses, incluso años. Pueden efectuarse pruebas neuropsicológicas para evaluar mejor estos problemas residuales.
Los individuos con fracturas de cráneo no complicadas típicamente pueden reanudar actividades normales en el transcurso de algunas semanas. La fractura de cráneo sin daño del cerebro por lo general no exige restricciones. Sin embargo, el medicamento para aliviar el dolor puede afectar el estado de alerta mental, y la capacidad para operar maquinaria, conducir un vehículo motorizado, y tal vez requiera alteración de las políticas de la empresa respecto a uso de drogas y práctica de pruebas para detectarlo.
Si un individuo no se recupera en el transcurso del periodo de expectativa de duración máxima de la incapacidad, el lector quizá desee recurrir a las preguntas que siguen, que pueden ayudarlo a entender mejor los aspectos específicos del caso médico de un individuo.
Respecto al diagnóstico
  • ¿Se confirmó fractura de cráneo mediante radiografía de cráneo?
  • ¿Se obtuvo tomografía computarizada o resonancia magnética para excluir lesión cerebral relacionada?
  • ¿Se han excluido padecimientos que generan síntomas similares?
Respecto al tratamiento
  • ¿El individuo recibió el tratamiento y la vigilancia apropiados para la lesión?
  • ¿Se requirió intervención quirúrgica? ¿Cuál fue el resultado esperado?
  • ¿El individuo participó en rehabilitación neurológica apropiada?
  • ¿Hay barreras que impiden que el individuo participe en la rehabilitación neurológica, como falta de cobertura de seguro, falta de transporte, falta de motivación?
  • ¿El individuo se beneficiaría a partir de la consulta con un especialista (neurocirujano, neurólogo, cirujano ortopédico, fisiatra)?
  • ¿Hay apoyo psicosocial adecuado (familiares, amigos, grupo de apoyo de pacientes con lesión encefálica)?
Respecto al pronóstico
  • ¿Ha transcurrido tiempo adecuado para la recuperación completa?
  • ¿Cuál fue el resultado esperado (recuperación completa, incapacidad parcial, etc.)?
  • ¿Hay algún padecimiento coexistente que pueda tener repercusiones sobre la recuperación?
  • ¿Hubo alguna complicación relacionada con la lesión?
  • De ser así, ¿se han abordado las complicaciones en el plan de tratamiento?
  • ¿Las adaptaciones laborales son apropiadas para la gravedad de la minusvalidez?
Factores que influyen sobre la duración de la incapacidad
La gravedad de la fractura, el hecho de si se requirió o no intervención quirúrgica, el daño cerebral subyacente, las demandas impuestas por el empleo, y la presencia de complicaciones, influirán sobre la duración de la incapacidad.
Términos relacionados
  • Cráneo fracturado
  • Fractura craneal
  • Lesión encefálica cerrada
Diagnóstico diferencial
  • Accidente vascular cerebral (AVC)
  • Conmoción
  • Demencia
Especialistas
  • Cirujano ortopédico
  • Fisiatra
  • Fisioterapeuta
  • Neurocirujano
  • Neurólogo
Padecimientos comórbidos
  • Accidente vascular cerebral, AVC
  • Lesión de la médula espinal
  • Osteoporosis