Medical Topics

Filariasis
Directorio > Filariasis > Tratamiento
Tratamiento
En casos leves, tempranos, la filariasis puede tratarse con un periodo de tratamiento con fármacos antifilariales de 6 a 12 días de duración. Este tratamiento por lo general elimina a las microfilarias de la sangre, pero quizá no mate a todos los gusanos adultos en la linfa, y después del tratamiento es posible que reaparezcan pequeños números de microfilarias en la sangre. Para reforzar la eficacia de la farmacoterapia, la administración de medicamentos antifilariales debe repetirse a diversos intervalos, como cada año, cada uno a seis meses, o durante dos días cada mes durante un año.
Si el individuo infectado vive en un área endémica para la especie de gusano redondo filarial que causa oncocercosis (Onchocerca volvulus) o loiasis (Loa loa), debe verificarse para buscar una coinfección por estos gusanos antes de empezar el tratamiento. Pueden requerirse diferentes fármacos.
Durante las primeras 24 horas, la farmacoterapia puede causar una reacción que se caracteriza por fiebre, enfermedad y dolor de músculos o articulaciones. Esto se debe a la destrucción rápida de microfilarias. Estos síntomas se pueden tratar con medicamentos antipirógenos o antihistamínicos, o con corticosteroides.
El tratamiento para alivio sintomático comprende reposo en cama, uso de antibiótico para infecciones secundarias, medias elásticas y vendajes comprensivos para reducir la hinchazón y la acumulación de líquido, y vendaje suspensorio para testículos o mamas hinchados. La inyección local de agentes endurecedores (esclerosantes) o el drenaje quirúrgico puede ayudar a secar acumulaciones de líquido (hidroceles). Un procedimiento en el cual se coloca una derivación entre un vaso linfático y un vaso sanguíneo (procedimiento de derivación linfovenoso) puede ayudar a drenar y eliminar la linfa acumulada relacionada con elefantiasis. La elefantiasis quizá también disminuya después de otros tipos de drenaje, y de la extirpación quirúrgica de tejido adiposo y fibroso excesivo (intervención quirúrgica de disminución del volumen).
La buena higiene es vital en el manejo de la elefantiasis. El área afectada debe lavarse dos veces al día con jabón y agua, y debe permanecer elevada por la noche. Debe usarse calzado y mantener las uñas limpias y recortadas en todo momento. Las heridas, cortaduras o raspones pequeños se deben tratar con cremas antisépticas o antibióticas. Tal vez se necesite orientación para manejar los estreses psicológicos y sociales relacionados con este padecimiento.