Medical Topics

Trastorno conversivo
Directorio > Trastorno conversivo > Definición
Definición
El trastorno conversivo es un padecimiento que se presenta como deterioro o pérdida de una función física sugestiva de un trastorno físico, pero que en realidad es la expresión de un conflicto o necesidad psicológico subyacente. El o los síntomas no se encuentra bajo el control voluntario. Los síntomas físicos inexplicables que se observan en el trastorno conversión pueden incluir una alteración de la sensibilidad, la fuerza muscular, crisis convulsivas, movimiento involuntario, o alguna combinación de estos. La terapia psicodinámica propone que estos síntomas aparecen en presencia de conflicto psicológico y estrés inconsciente, que a su vez se expresa ("convierte") en la forma de una dolencia física. Se cree que el síntoma físico reduce la ansiedad al evitar el reconocimiento consiente del conflicto psicológico subyacente que genera temor. Esta es la ganancia primaria a partir de los síntomas.
El individuo quizá también se beneficie a partir de otras maneras a partir de los síntomas (ganancia secundaria), como ganar la atención o el apoyo de miembros de la familia y amigos, una recompensa de alguna clase, o evitación de responsabilidades no deseadas. Aunque la mayoría de los individuos parece despreocupada desde el punto de vista emocional acerca de la enfermedad, y no está consciente de algún conflicto psicológico, algunos experimentan angustia respecto a sus nuevos síntomas. Los síntomas no se simulan intencionalmente ni concientemente, pero no hay un padecimiento médico conocido que explique los datos. En lugar de corresponder a algún modelo anatómico neurológico conocido típico de enfermedad que tiene una base física, los síntomas en lugar de eso quizá correspondan al concepto del individuo de una enfermedad.
El trastorno conversivo sólo se diagnostica después de que en un examen médico exhaustivo no se encuentra una explicación física para los síntomas. Algunas enfermedades tardan años para diagnosticarse, de modo que el trastorno conversivo debe considerarse un diagnóstico tentativo, inicial. Incluso cuando hay una enfermedad conocida, el trastorno conversivo aún puede existir si los síntomas no se pueden explicar por la enfermedad médica. Hasta 66% de quienes tienen trastorno conversivo también presenta un padecimiento neurológico.
Los síntomas de un trastorno conversivo no se relacionan con drogas ni forman parte de un ritual o una conducta aprobado desde el punto de vista cultural. No se diagnostica trastorno conversivo si los síntomas se limitan a dolor o disfunción sexual. Estos tienen diagnósticos separados.
Riesgo
las causas predisponentes son trastornos físicos previos, exposición a personas que tienen síntomas físicos reales, y factores psicosociales estresantes graves. El inicio por lo general ocurre entre los 10 y los 35 años de edad. Es más frecuente en mujeres (2 a 10 veces más prevaleciente que en varones), y en situaciones rurales, grupos socioeconómicos más bajos, y personal militar expuesto a combate. Los estudios indican que el trastorno conversivo puede encontrarse en 1 a 14% de los pacientes hospitalizados que tienen enfermedades médicas y quirúrgicas generales (DSM-IV-TR).
Incidencia y prevalencia
la prevalencia de trastorno conversivo varía ampliamente desde 1 hasta 30 por 10 000 individuos.