Medical Topics

Injerto de hueso
Directorio > Injerto de hueso > Cómo se efectúa el procedimiento
Cómo se efectúa el procedimiento
Los injertos óseos se realizan en un hospital, con anestesia general o regional. En un autoinjerto, el hueso se extirpa y se implanta durante la misma intervención quirúrgica. En un aloinjerto, la operación sólo incluye la colocación del injerto de hueso.
Las porciones dañadas del hueso se extirpan, y se da forma al injerto para adaptarlo. El injerto se coloca en la parte superior de la superficie ósea (injerto superpuesto), como en una reparación de fractura, o se inserta en una cavidad vacía dentro del hueso (injerto incrustado), como después de que se ha extirpado una neoplasia o un quiste.
En los injertos de múltiples fragmentos de hueso esponjoso se utilizan fragmentos de este último, que se colocan en fisuras, y se hacen agujeros al extirpar un quiste o una neoplasia. También se empacan alrededor de una articulación artificial para estabilizarla. Una porción de la médula ósea propia de un individuo (médula ósea autóloga) a veces se añade a los injertos para aumentar el potencial de que crezca hueso nuevo.
El injerto hemicilíndrico es un procedimiento quirúrgico extenso en el cual se extirpa un injerto cortical hemicilíndrico grande del hueso afectado. Este injerto, más hueso esponjoso adicional proveniente del iliaco, se coloca a través del defecto. Este procedimiento se utiliza para evitar amputación después de la extirpación de ciertas neoplasias óseas.
El trasplante de hueso entero, en el que se utiliza de manera primaria el peroné, reemplaza a fragmentos grandes de hueso en los brazos que típicamente han quedado dañados por extirpación de una neoplasia grande, o donde ha ocurrido otra pérdida importante de hueso.
La extirpación de un injerto vascularizado, y la implantación del mismo, es un tipo de intervención quirúrgica microvascular. Es más complicada que un injerto no vascularizado.
El hueso que se utiliza en un aloinjerto se obtiene a partir de un banco de huesos, y por lo general se procesa. Si se utiliza fresco, pronto desencadenaría, al igual que cualquier otro tejido trasplantado, una reacción inflamatoria. El procesamiento (esterilización, seguida por congelación o liofilización) reduce la capacidad del injerto para desencadenar esta reacción. Al igual que cualquier donante de tejido, los donantes de injertos óseos se investigan respecto a diversos padecimientos que serían peligrosos para el receptor: infección bacteriana, micótica y viral (VIH, hepatitis B y hepatitis C); enfermedad maligna; enfermedad vascular del colágeno; enfermedad ósea metabólica, y presencia de toxinas.
Sustancias bioquímicas, como proteína morfogénica ósea, matriz ósea desmineralizada, factor del crecimiento de fibroblastos, y factor del crecimiento derivado de las plaquetas, se muestran promisorias para estimular el crecimiento de hueso nuevo (Laurencin).