Medical Topics

Biorretroacción
Directorio > Biorretroacción > Definición
Definición
La biorretroacción (retroacción [retroalimentación] biológica, biorretroalimentación) es un método terapéutico diseñado para dar a un individuo control consciente sobre una función fisiológica que por lo general no está bajo ese tipo de control. Para lograr esto, se mide el nivel de actividad de la función. El paciente recibe retroacción y después trabaja para lograr cierto control sobre esa función. Por ejemplo, por lo general se fijan sensores de electromiografía de superficie sobre el grupo de músculos (p. ej., frontal para dolores de cabeza por contracción muscular) al cual se dirige el cambio. Además, el equipo de biorretroacción clínica puede medir la frecuencia cardiaca, el pulso de volumen de sangre, la conductancia cutánea galvánica, la respiración pulmonar, e incluso impulsos eléctricos del electroencefalograma (EEG). Hay tipos específicos de sensores para cada medición fisiológica específica. La retroacción se proporciona en forma de un sonido electrónicamente amplificado y una señal visual. Ahora, armado con esta conciencia aumentada del nivel de actividad, un individuo puede aprender a cambiar las magnitudes de la actividad fisiológica en áreas como la temperatura de la piel, la tensión de los músculos, la resistencia cutánea, frecuencia cardiaca, presión arterial, actividad de ondas cerebrales, motilidad gástrica, y otros síntomas, lo que mejora la salud.
La biorretroacción está más probada en la especialidad de gastroenterología, donde es el tratamiento preferido para incontinencia fecal (80% de mejoría de los síntomas mediante autoinforme), con tensión, migraña, y cefalalgias de combinación, y algunas formas de estreñimiento crónico (Barrows). La biorretroacción ha demostrado eficacia para muchos síntomas médicos y psicológicos. Sin embargo, suele haber métodos más costo-eficaces para lograr el mismo resultado: por ejemplo, varios estudios bien diseñados han mostrado que las terapias de relajación son tan eficaces como la biorretroacción, pero más económicas en el tratamiento de cefalalgias (Barrows).
La biorretroacción exige la participación activa del individuo para aprender a controlar funciones fisiológicas que normalmente son involuntarias, como la frecuencia cardiaca, la presión arterial, las ondas cerebrales, temperatura de la piel, tensión muscular, respiración y digestión. Quienes presentan ciertos trastornos, como hipertensión, deben vigilarse de manera estrecha puesto que su necesidad de medicinas puede cambiar. La biorretroacción no se recomienda en trastornos psicóticos o con muchos de los trastornos de la personalidad más graves, o en presencia de descompensación extrema.