Medical Topics

Quiste de glándula de Bartholin
Directorio > Quiste de glándula de Bartholin
Las glándulas de Bartholin son dos glándulas pequeñas localizadas en ambos lados de la abertura de la vagina. Puede aparecer un quiste a partir de una de las glándulas o de los conductos de las mismas, que puede mostrar inflamación crónica y generar dolor.
Los quistes de las glándulas de Bartholin aparecen por dilatación del conducto después de bloqueo de la abertura del mismo. En circunstancias normales, las glándulas tienen el tamaño de un chícharo (guisante) y drenan hacia un conducto que sale cerca de un pliegue entre en la mucosa (himen) y los labios externos de la vagina (labios genitales). Las secreciones de la glándula proporcionan algo de humedad para la vulva, pero no se requieren para la lubricación durante el coito. Por ende, la extirpación de una glándula de Bartholin no parece alterar la función sexual. Los quistes de glándula de Bartholin tienden a crecer con lentitud, y los no infectados regularmente son estériles.
Aunque los quistes por lo general son asintomáticos, se pueden agrandar o infectar, y causar dolor intenso. Si el quiste queda infectado, el absceso puede crecer con rapidez y generar dolor cada vez más intenso.
Riesgo
las mujeres de 20 a 29 años de edad tienen más probabilidades de presentar quiste de glándulas de Bartholin (Blumstein).
Interrogatorio
los síntomas pueden incluir dolor vulvar, coito doloroso (dispareunia), incapacidad para practicar deportes, y dolor al caminar o al estar sentada; también puede notarse un abultamiento en los labios mayores, o este último puede encontrarse durante un examen ginecológico sistemático.
Examen físico
revela una pequeña masa a un lado de la abertura vaginal. El conducto de Bartholin y el tejido circunvecino pueden estar inflamados debido al bloqueo del conducto. Los quistes infectados que presentan abscesos muestran una masa hipersensible grande en el área de la glándula de Bartholin, acompañada por enrojecimiento, tumefacción e inflamación de la vulva. Es posible que haya fiebre. El absceso puede romperse y drenar cuatro a cinco días después del inicio.
Pruebas
un quiste infectado se puede aspirar para realizar cultivo bacteriano a fin de identificar el microorganismo causal y tratar de manera específica la infección.
Los quistes de glándula de Bartholin asintomáticos en mujeres de menos de 40 años de edad pueden no requerir tratamiento. Algunos médicos recomiendan extirpación de todos los quistes de glándula de Bartholin en mujeres de más de 40 años de edad, debido a la posibilidad de cáncer. Si el quiste se rompe de manera espontánea, quizá todo lo que se requiera es que la mujer tome baños calientes y se siente en una tina de agua, de modo que únicamente el área afectada quede cubierta (baños de asiento). Si aparece una infección, está indicado un antibiótico de amplio espectro en tanto se obtienen los resultados del cultivo bacteriano y pueden administrarse antibióticos más específicos para tratar el o los microorganismos causales. También pueden utilizarse medicamentos para el dolor.
Es necesario evitar la incisión y el drenaje porque muchos quistes y la mayor parte de los abscesos pueden recurrir si se tratan únicamente por medio de incisión. Los métodos definitivos de tratamiento comprenden la colocación de una sonda (sonda de Word) dentro del quiste para proporcionar drenaje. El catéter se deja colocado durante hasta cuatro semanas. Se solicita a la mujer que tenga reposo pélvico en tanto el catéter permanezca colocado, y que se abstenga de tener coito. Con el tiempo, la abertura resultante creada por el catéter disminuye de tamaño y ya no se nota. Puede efectuarse otro procedimiento (marsupialización) si el quiste recurre a pesar de tratamiento con sonda de Word. En este procedimiento, se hace una incisión en la cubierta de la vulva, y se extirpa un óvalo de piel. Esto va seguido por una incisión en la pared del quiste para drenar este último o el absceso. La nueva trayectoria disminuye de tamaño con lentitud, y se forma una nueva abertura del conducto.
Abrir con lanceta un quiste de glándula de Bartholin puede dar por resultado recurrencia. Los tratamientos más eficaces, como el uso de la sonda de Word, y la marsupialización, son los métodos preferidos, y la sonda de Word se puede insertar en el consultorio del médico.
Otras técnicas, como una "operación de ventana" comprenden hacer una incisión más grande en la cual se extirpa un fragmento oval grande de la pared del quiste. Esta última se cose con puntos de sutura a la piel, como en la marsupialización. Otras técnicas comprenden incisión de abscesos de glándula de Bartholin seguida por raspado de la cavidad del absceso y aplicación de nitrato de plata en la cavidad del quiste o del absceso. También puede utilizarse un láser de dióxido de carbono para extirpar el quiste. El láser no ofrece ventaja alguna en comparación con los procedimientos menos caros y menos difíciles desde el punto de vista técnico. Puede requerirse extirpación del quiste si ha recurrido varias veces. Las mujeres con quistes recurrentes deben enviarse con un ginecólogo experimentado en procedimientos de extirpación.
El índice de recurrencia después de marsupialización es de alrededor de 10%. La operación de ventana es una variedad del procedimiento de marsupialización, y no tiene fracasos ni complicaciones conocidos del tratamiento. Se ha emitido la teoría de que la abertura más grande evita el bloqueo de la abertura recién formada, y puede hacer que la operación de ventana sea más ventajosa que el procedimiento de marsupialización. El láser de dióxido de carbono también es un método de extirpación eficaz, pero no ofrece ventaja alguna sobre los otros procedimientos. Se espera recuperación completa si el quiste sintomático se trata con uno de estos procedimientos, y la infección, con antibióticos de amplio espectro por vía oral.
Si el quiste queda infectado y no se trata al principio con un antibiótico de amplio espectro, puede formarse un absceso en la glándula. Si el absceso no se trata en etapas tempranas con baños de asiento hasta que el absceso madura y drena, la incisión y el tratamiento pueden ser más difíciles. Es posible que aparezca una infección secundaria denominada bartholinitis, que es un padecimiento inflamatorio de una o más glándulas de Bartholin, causado por una infección bacteriana. Las infecciones vaginales, como por Chlamydia o gonorrea, pueden hacer que la incapacidad se prolongue porque está indicada antibioticoterapia específica.
Se informa que los índices de recurrencia, independientemente del procedimiento, son de menos de 20%.
Si la glándula de Bartholin está infectada o si aparece un absceso en la misma, puede tan dolorosa que genera incapacidad. Las dificultades para caminar o para permanecer sentada durante periodos prolongados pueden limitar la capacidad para trabajar. Deben permitirse recesos adecuados, con la oportunidad para tener movilidad.
Si un individuo no se recupera en el transcurso del periodo de expectativa de duración máxima de la incapacidad, el lector quizá desee recurrir a las preguntas que siguen, que pueden ayudarlo a entender mejor los aspectos específicos del caso médico de un individuo.
Respecto al diagnóstico
  • Si hay síntomas, ¿constan de dolor vulvar, coito doloroso (dispareunia), incapacidad para practicar deportes, y dolor al caminar o al estar sentada? ¿La mujer nota un abultamiento en el labio mayor?
  • ¿El examen físico reveló una masa pequeña a un lado de la abertura vaginal? ¿El conducto de Bartholin y el tejido circundante estuvieron hinchados?
  • ¿El diagnóstico se confirmó por medio de un examen ginecológico?
  • ¿Se excluyeron padecimientos que generan síntomas similares, como quistes sebáceos, quistes disontogénicos, contusiones (hematomas) de la vulva, neoplasias sólidas benignas, o masas vulvares raras?
Respecto al tratamiento
  • Dados la edad y el diagnóstico de la mujer, ¿el tratamiento fue apropiado?
  • ¿Se efectuaron un cultivo y pruebas de sensibilidad para identificar los microorganismos causales y determinar cuál es el antibiótico más eficaz?
  • ¿Se requirió intervención quirúrgica?
  • Si el quiste fue recurrente, ¿se colocó una sonda de Word o se practicó marsupialización? ¿Operación de ventana o láser de dióxido de carbono?
Respecto al pronóstico
  • ¿Hay cualesquier padecimientos comórbidos que pueden influir sobre la capacidad para recuperarse? De ser así, ¿estos padecimientos se abordaron en el plan de tratamiento?
  • ¿Hubo cualquier infección secundaria?
  • ¿Transcurrió un tiempo adecuado para la recuperación completa?
  • ¿Resultaría beneficiosa la consulta con un especialista (ginecólogo)?
Factores que influyen sobre la duración de la incapacidad
Pueden efectuarse procedimientos de extirpación quirúrgica en el consultorio, con anestesia local, y no deben causar incapacidad prolongada. Si el quiste es doloroso y está infectado, la incapacidad puede ser más prolongada, pero no debe exceder dos semanas.
Diagnóstico diferencial
  • Hematomas de vulva
  • Leiomiomas
  • Quistes disontogenéticos
  • Quistes sebáceos de vulva
  • Siringomas
  • Tumores de la vaina nerviosa
  • Tumores sólidos benignos de la vulva
Especialistas
  • Cirujano general
  • Ginecólogo
Padecimientos comórbidos
  • Diabetes
  • Infecciones vaginales