Medical Topics

Desprendimiento prematuro de placenta
Directorio > Desprendimiento prematuro de placenta > Tratamiento
Tratamiento
Varía según la gravedad del desprendimiento prematuro de placenta, así como el estado del feto. Sólo en caso de un desprendimiento prematuro de placenta no progresivo y estable, sin alteración fetal o materna, puede permitirse que un embarazo prematuro continúe con observación estrecha de la madre, quien puede restringirse a reposo completo en cama.
Los casos leves durante el tercer trimestre pueden requerir vigilancia fetal continua, y hospitalización con hidratación enérgica. Si el embarazo está cerca del término, puede permitirse que haya trabajo de parto o inducirlo.
Si se sospecha que es probable que el desprendimiento prematuro de placenta dé por resultado parto pretérmino antes de las 34 semanas de gestación, puede administrarse un corticosteroide para disminuir el riesgo de otras complicaciones del nacimiento pretérmino. A veces, el desprendimiento prematuro de placenta va seguido por progresión rápida del trabajo de parto, y por parto vaginal precipitado. En casos graves, independientemente de la etapa del embarazo, puede efectuarse cesárea urgente. En algunas pacientes puede requerirse histerectomía debido a hemorragia o coagulopatía. También es posible que se requieran transfusiones de sangre o medicamentos para ayudar a la coagulación de la sangre.
Las visitas prenatales regulares a un médico o una clínica de maternidad son esenciales para que haya un embarazo, parto y periodo posparto sanos y seguros.